Lo que puede ocurrir un día de fiesta se puede convertir en un día nefasto.