Un emigrante de Somalia llega a España y es inmediatamente trasladado a Madrid.
En su primer día, decide salir a ver los alrededores de su nueva ciudad.
Andando calle abajo por una de esas del barrio de Lavapiés, para a la primera persona que ve y le dice... gracias señor español por permitirme estar en este país donde me han dado piso y comida gratis, seguro medico y educación gratis, gracias.
La persona sonríe y le responde... ¡lo siento, pero yo soy lituano!
El somalí continúa calle abajo y encuentra a otro que caminaba en dirección opuesta. Le dice, señor español, gracias por este país tan bello que es España.
La persona le responde ¡lo siento, no soy español soy rumano!
El nuevo emigrante continúa su camino y para a la siguiente persona que ve en la calle. Le da la mano y dice, gracias por esta España tan maravillosa
La persona dándole la mano le dice......... ¡muy bien pero yo no soy español, soy marroquí!
El somalí continúa su camino y finalmente vea a una señora bien vestida que le viene al encuentro y le pregunta ¿es Ud. española?
La mujer sonríe y le dice, ¡no, yo soy ecuatoriana!
Extrañado y confuso, el somalí pregunta a la mujer ¿y dónde están los españoles?
La ecuatoriana le mira de arriba abajo con curiosidad y le responde... ¡espero que currando!, porque si no a ver como nos van a mantener en este pais.