Joe, un indio, de la llamada "Tribu de los Indios Gorrones"; decide pasarse un día por un saloon típicamente americano situado entre dos montañas.
En ese saloon estaba Michael, un hombre de territorios colindantes conocido por su mal carácter. Michael estaba sentado en la barra cuando llega el indio Joe:

- Hey, Michael, soy Joe, ¿sabes dónde está Thomas?
Michael, estupefacto, responde:

- ¿Qué Thomas?
A lo que Joe responde:

- Un whisky, gracias.
Pasan los días y Michael vuelve al saloon mosqueado por la tomadura de pelo del indio. Está tan tranquilo en la barra, cuando de pronto llega Joe:

- Hey, Michael, no te molestes, hombre, te voy a contar una historia: Iba yo por la zona de aquellas montañas, y en esto que vino un búfalo y me dio en "to los bebes"
Michael, asombrado por la rara manera de acabar la frase, preguntó:

- ¿Bebes? ¿Qué bebes?
A lo que Joe responde:

- Un vodka, por favor.
Michael, ya enfurecido, decide que nunca más Joe volverá a tomarle el pelo, así que lo espera al día siguiente en el saloon con ánimo de pegarle dos tiros.

Llega Joe al saloon y Michael cumple con su misión: le pega tres tiros y lo deja en el sitio. "Ya jamás volvería un indio a sacarle los dineros", dijo Michael orgulloso.
Pasan tres o cuatro días y Michael está en el saloon disfrutando de su whisky, cuando llega una tribu de indios enorme preguntando por Joe:

- ¿Quién ha matado a Joe?
Michael respondió abiertamente echando cara:

- Yo, he sido yo.
Los indios preguntan:

- ¿Tú? ¿Tú solo?
Michael: Sí, sí, yo solo.

Indios: ¡PUES NOSOTROS CON LECHE!