Jesus va caminando por el desierto con sus doce apóstoles y en un momento dado les ordena :
-"Tomad una piedra y marchad con ella a cuestas!!"
Todos toman una bien grande, salvo Judas que toma una bien pequeñita.
Al poco tiempo le dicen:
-" Maestro, tenemos sed !!! ".
Entonces Jesucristo exclama:
- "Qué las piedras se conviertan en agua!!!"
Todos beben hasta hartarse menos Judas, a quien apenas le alcanza para un sorbito. Jesucristo vuelve a ordenar:
-"Tomad otra piedra para volver a caminar !!!".
Todos la toman pero Judas, esta vez toma un peñasco de una tonelada.
Trescientos kilómetros después ven a un campesino que no obtiene cultivo de su tierra por falta de abono, y entonces Jesucristo exclama:
-"Qué las piedras se conviertan en abono !!! "
Judas, casi tapado de mierda, extiende sus brazos y clama al cielo:
" Es o no es para traicionarlo o no "