Un tipo entra en un bar y ve a su amigo totalmente abatido sobre la barra, medio borracho, bebiendo de a sorbitos su octava copa:

- ¿Qué te pasa, Fernando?

- ¿Te acordás de la nueva secretaria de mi empresa de la que te hablé? ¿La que tanto me gusta y que me provoca una erección cada vez que la veo?

- Sí! ¿Qué pasa con ella?

- Pues que ayer me atreví por fin a proponerle salir conmigo, le envié un e-mail proponiéndole pasar a recogerla a su casa a las 8, y ¡me contestó que sí!

- ¡Estupendo! ¡bien! ¿Y qué pasó?

- Pues que antes de ir a recogerla, sabiendo que cada vez que la veo me pongo como una moto, decidí pegarme la verga a una pierna con cinta adhesiva por si acaso... para que no se diera cuenta... entiendes, ¿no?

- Si, claro... ¡muy atento de tu parte! ¿Y qué...?

- Pues que cuando toqué el timbre de su casa y abrió la puerta, llevaba puesta una minifalda y un sueter super escotado...

- ¿Y qué...?

- .....¡pues que le metí una patada voladora en la cara que le volé tres dientes!!