El piloto de MotoGP se ha quedado a 3 décimas de la vuelta rápida de Raikkonen en 2008

Dos días le han bastado a Valentino Rossi para asombrar con su velocidad en el circuito de Montmelo a bordo del F2008 de Ferrari. Ha recorrido 600 kilómetros y se ha quedado a sólo 3 décimas de la vuelta rápida que logró Kimi Raikkonen en el GP de España de 2008 y a sólo una décima de la 'pole' que también alcanzó el finlandés en esa misma carrera.

El piloto de MotoGP se ha bajado radiante del F2008. Y no es para menos. Con un tiempo de 1:21.900 en su penúltima vuelta, el piloto italiano se ha quedado a sólo 3 décimas de igualar la vuelta rápida que Raikkonen logró con el mismo monoplaza, aunque con neumáticos de GP2.

"Hemos esperado a los últimos tres cuartos de hora para hacer un "tiempo de ataque" con poca gasolina y neumáticos nuevos", asegura Rossi. "Habría dado cualquier cosa por lograr la vuelta rápida".
Habría dado cualquier cosa por lograr la vuelta rápida"

Y es que el nueve veces campeón del mundo fue disminuyendo el tiempo vuelta por vuelta hasta parar el crono en 1:21.900, a una décima de la 'pole' de Raikkonen en 2008 (1:21.813). Eso sí, el italiano lo ha hecho con neumáticos de GP2, lisos y más anchos que los de F1 y con el depósito prácticamente vacío.

Como él mismo ha admitido, la experiencia en Barcelona ha sido mucho más gratificante que la de dos años atrás en Mugello.

"Es más divertido aqui porque es un poco más fácil. El esfuerzo en mayor en Mugello pero aqui es relamente maravilloso, en moto y en coche. Aunque tengo que decir que la curva 10 es muy estrecha y tienes que frenar un poco más tarde", apunta el piloto.

"Quiero agradecer a Ferrari, pero sobre todo Domenicali y Montezemolo, por darme este regalo", añadió Rossi antes de abandonar las instalaciones de Montmeló.

Ahora el turno le llega a Felipe Massa. El piloto brasileño toma el relevo de Rossi con el F2008 con neumáticos Bridgestone de GP2 este mismo viernes.
Redacción - Ana Moya - Infomotor Network, S.L.