La Policía Nacional ha detenido a un hombre de origen chino, al que se han intervenido 25.000 CDs y DVDs falsificados, acusado de un delito contra la propiedad industrial y de utilizar, para esta labor, a dos compatriotas a los que tenía encerrados en un piso y a los que obligaba a trabajar por la noche.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía, las investigaciones habrían comenzado a mediados de este mes, al sospechar que en un piso en el distrito de Usera-Villaverde se grababan, almacenaban y distribuían CDs y DVDs 'piratas'.

El detenido trató de arrollar a los agentes con su vehículo

Los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones y observaron que un hombre de origen chino, supuesto máximo responsable de la organización, abandonaba el domicilio en un vehículo.

Al advertir la presencia policial, este hombre hizo una maniobra evasiva y trató de arrollar a los agentes, que finalmente le detuvieron.

En el registro del domicilio la Policía descubrió que en el mismo "malvivían" dos compatriotas del arrestado que no tenían llaves para salir de la casa, y a quien el detenido llevaba comida y retiraba los restos, mientras les obligaba a trabajar en horario nocturno, grabando los productos falsos.

El piso estaba destinado a la grabación de material audiovisual y musical pirateado, que luego se distribuía de forma directa en diferentes puntos de la Comunidad de Madrid, y mediante empresas de paquetería al resto del territorio nacional.

La Policía ha decomisado más de 25.000 CDs y DVDs falsificados, entre los que estaban las últimas novedades en películas de cartelera y música, además de una amplia gama de películas pornográficas, que en el mercado hubieran tenido un valor de más de 380.000 euros, según ha precisado la Jefatura.

También se han intervenido cinco torres de grabación con 42 bocas, así como un ordenador de sobremesa, tres impresoras de color, una guillotina industrial, unos 90.000 blister de plástico y miles de carátulas.