El Bernabéu despide hoy a Van Nistelrooy. Se marcha al Hamburgo. El adiós será antes del partido. Tras el saque de honor de Carlos Sainz llegará su momento más emotivo. El último con una afición que siempre le ha querido y respetado. Sus goles, sus jugadas, la celebración de las dos Ligas que ganó con el Madrid, el Pichichi que consiguió en su primera temporada, la complicidad con sus compañeros y unas palabras de despedida se proyectarán en las pantallas del estadio en un vídeo que recoge lo mejor de sus tres años y medio de blanco.

El Bernabéu se rendirá a sus pies como ha hecho siempre y sus compañeros, que lo idolatran, serán los que más sentirán su marcha. Ruud lo pasará mal, lleva el Madrid en el corazón, era un líder en el vestuario y un puntal que ahora echarán de menos.

Verá el partido desde el palco, junto a su mujer y a sus dos hijos. Cristiano Ronaldo ya ha dicho que si marca un gol se lo dedicará, pero si hay victoria se la dedicarán todos. Jugaron juntos en el Manchester y se reencontraron en el Madrid por unos meses. Sus vidas vuelven a separarse. Después del encuentro, si todo va bien, ofrecerá su última conferencia de prensa.

Despedida. Hasta ha dejado una carta de despedida firmada por su familia: "Nunca olvidaremos nuestra estancia aquí. Nos hicisteis sentirnos como en casa. Madrid siempre estará en nuestros corazones, también porque nuestros hijos nacieron aquí. Queremos daros las gracias desde lo más profundo de nuestros corazones. Hemos disfrutado aquí cada minuto, cada día y os deseamos lo mejor. ¡Hala Madrid!".

Ruud se va para jugar e intentar llegar al Mundial de Suráfrica. Quiere volver a sentirse futbolista. El Madrid lo ha dejado libre y el Hamburgo asume los casi tres millones de euros de ficha. Firmará hasta junio de 2011. Empieza una nueva etapa en su carrera, la última. Se marcha un señor. Suerte.