Leo Messi se sentará en el banquillo... de los acusados. El jugador azulgrana tendrá que pasar en breve por los juzgados por una denuncia presentada por Rodolfo Héctor Schinocca. El ex agente del jugador reclama la comisión de los diferentes contratos firmados por Messi desde que el argentino se convirtió en jugador profesional, tanto a nivel deportivo como comercial. El próximo lunes se producirá un acto de conciliación entre los abogados de ambas partes, pero todo hace indicar que no habrá acuerdo alguno. Este no es el primer contencioso que mantienen ambas partes. El primero tuvo lugar en Argentina, aunque en este caso la demanda fue presentada por Jorge Messi, padre del jugador, contra Schinocca.

El equipo de abogados del agente argentino, con Sabino López a la cabeza, ha citado a declarar en el juicio al propio Leo Messi, al padre del jugador, a Joan Laporta y a Txiki Begiristain, que tendrán que pasar por los juzgados de Barcelona en caso de que el acto de conciliación no termine con un acuerdo. Schinocca fue el artífice de la llegada de Messi al club azulgrana junto al agente español José María Minguella. La relación entre Schinocca y Lionel Messi comenzó en Boca, en el 2004, cuando el ex representante del jugador y también ex futbolista de la entidad xeneize fue contratado por los padres de la estrella del Barcelona para que manejara sus intereses.

La imagen del jugador se llevaba desde Belice

En el inicio de la relación entre Messi y el agente FIFA se constituyeron dos sociedades con el fin de gestionar los derechos de imagen del jugador. Sport Enterprises Ltd y Sports Consultants Ltd, con sede en Belice, eran los nombres de las empresas encargadas de llevar los asuntos legales de Messis. Las relaciones se fueron enturbiando y Jorge Messi decidió cambiar, delegando todo en Claudio Bianccuchi, tío del futbolista.

En la denuncia presentada por el padre de Messi, reclamaron con éxito a Schinocca el cobro por adelantado de 1.600.000 euros del contrato con una marca deportiva. Ahora la parte denunciada ha pasado a ser la que ha presentado la querella y reclama varios millones de euros por todos los acuerdos suscritos por Messi desde su llegada a Barcelona. Schinocca también solicita el dinero que prestó al jugador para que se pudiera someter a diversos tratamientos médicos, entre ellos el tan comentado tratamiento de hormonas de crecimiento que recibió el actual Balón de Oro desde los once años hasta la mayoría de edad.

Según ha podido saber El Confidencial, el Barcelona siguió durante unos meses utilizando a Schinocca como interlocutor con Messi, justo hasta que el padre apareció un día por el Camp Nou para aclarar que el argentino ya no era el agente del jugador y que en caso de seguir contando con su concurso Messi dejaría la entidad azulgrana. A partir de ese momento, Laporta y Begiristain borraron de la agenda el número de teléfono del agente.