El nuevo monoplaza es verde y dorado


El nuevo equipo malayo de Fórmula 1, Lotus, puso el pasado martes sobre la pista su nuevo coche para disputar el campeonato de 2010.

Durante una breve sesión de "shakedown" llevada a cabo por el piloto de pruebas malayo, Fairuz Fauzy, en el trazado corto del circuito de Silverstone, conocido como Stowe, el coche fue fotografiado en secreto. Como era de esperar, los colores principales del monoplaza son el verde oscuro y el dorado, tan característicos del pasado.

También se pudieron apreciar los logos de los principales patrocinadores como Proton, Turismo de Malasia, Tune Group and Naza Corporation, pero llamó la atención que no apareció la compañía aérea, Air Asia, perteneciente al jefe del equipo, Tony Fernandes.

El jefe ejecutivo, Riad Asmat, indicó al periódico The Star que se podría unir algún patrocinador más antes de la presentación oficial del viernes. "Se puede ver en la carrocería del coche todo el apoyo recibido. Será una mezcla de patrocinadores malayos e internacionales", afirmó al citado medio.

El jefe técnico, Mike Gascoyne, declaró al canal británico BBC Sport que el debut del coche no reveló "ningún problema importante".
Pudimos dar un buen número de vueltas y hemos realizado todos los controles de los sistemas"

"El circuito de Stowe no es mucho más grande que una pista de karts y en una fría tarde de febrero, cuando está nevando de forma intermitente, nunca se puede aprender mucho sobre el pilotaje del coche", afirmó. "Pero pudimos dar un buen número de vueltas y hemos realizado todos los controles de los sistemas de modo que podemos aparecer con todas las garantías la próxima semana en Jerez".

Asmat volvió a negar los rumores de que Lotus, tal y como sucede con USF1 y Campos, también está luchando para estar preparado para la primera carrera de la temporada en Bahrein el próximo mes. "Vamos a estar ahí en la parrilla en Bahrein", señaló. "No hay duda de ello".
Redacción - David G. Cózar - Infomotor Network, S.L.