AGENCIAS. 14.02.2010

Los gritos de alerta dados por un juez desde la ventana de su despacho evitaron que un ladrón pudiera consumar un robo que estaba cometiendo en un coche aparcado en las cercanías del Palacio de Justicia de Motril (Granada).

Según han informado fuentes judiciales, el hecho ocurrió el pasado martes cuando el juez de refuerzo del Juzgado de lo Penal número uno de Motril, Antonio Illana, que se encontraba en su despacho, fue a coger unos expedientes y miró por la ventana.

El juez avisó a una mujer que pasaba por el lugar para que se quedara con la mercancía hasta que llegara la Guardia Civil
El juez se percató de que en un solar cercano que se usa como aparcamiento había un joven agachado cerca de un vehículo y mirando en su interior y comprobó que tenía un pasamontañas tapándole la cabeza.

Segundos más tarde el joven golpeó el cristal del coche, para apoderarse de lo que había en el interior del vehículo, por lo que el juez comenzó a gritar desde la ventana para llamar la atención de los viandantes y de la Guardia Civil que estaba en la puerta de entrada.

Pese a ello el presunto ladrón metió la mano en el vehículo y cogió una bolsa que estaba camuflada y que contenía un portátil con información de trabajos de una empresa de mantenimiento que trabajaba en ese momento en la estancia judicial. El magistrado decidió intensificar los gritos y las voces y llegó a decir en algún momento que lo había reconocido, por lo que el joven decidió dejar la mercancía en el suelo y continuar su huida.

El juez avisó a una mujer que pasaba por el lugar para que se quedara con la mercancía hasta que llegara la Guardia Civil, que recuperó el portátil que había sustraído y que tenía información muy importante para la empresa propietaria, al tener diferentes planes de trabajo y documentación.

El caso ahora está siendo investigado por la Policía Nacional que tendrá que visionar las imágenes grabadas por las cámaras del Palacio de Justicia para ver si se puede identificar al autor de este intento de robo.