El Real Madrid se vio sorprendido por un gran Bizkaia Bilbao Basket que obtuvo por primera ocasión una necesitada victoria en Vistalegre (80-87) en una fatídica semana para los blancos, mientras que Unicaja no falló esta vez en el Carpena ante un copero Cajasol (86-77).

El Bizkaia Bilbao Basket asaltó Vistalegre (80-87) en un choque al que los dos conjuntos llegaron en extremos opuestos en la tabla, y en el que se dio la sorpresa, por lo que el Real Madrid no pudo conseguir su séptima victoria consecutiva en liga tras su tropiezo en Euroliga, en la vuelta de Mumbrú y Hervelle a la que fue su casa durante varios años.

Sólo Sergio Llull estuvo a buen nivel en el conjunto madridista

En los compases iniciales de la contienda, los dos equipos se mostraron agarrotados a la hora de la anotación. Sin embargo, con la salida de Prigioni y Reyes, el cual se centró en la defensa sobre un extramotivado Hervelle, el Madrid comenzó a desempeñar un juego más fluido aunque el Bilbao no se dejaba sorprender.

El capitán del Real Madrid Felipe Reyes, que reapareció tras tres partidos de baja, se erigió en el baluarte del equipo en estos minutos, contrarrestando así las carencias que viene mostrando el aún inexperto Ante Tomic, especialmente a la hora de atacar con contundencia el aro.

Sin embargo, a pesar de los arreones de los locales, los vascos se mantenían constantes en todas las facetas del juego, y tras un gran triple lejano en el último segundo de la primera mitad de Javi Salgado, que firmó unos sobresalientes catorce puntos consecutivos convirtiéndose en el puntal de los vascos, la igualdad seguía presente (45-41).

Tras el paso por los vestuarios, el choque aumentó en tensión y en dureza. La igualdad seguía siendo la tónica, aunque los de Katsikaris se adelantaron en el marcador en los últimos minutos del tercer acto gracias a un Hervelle que llevaba en volandas a su equipo y a las decisones arbitrales, lo cual 'encendió' a Vistalegre.

Ya en el último cuarto, el conjutno dirigido por Katsikaris aumentó notablemente las diferencias, y supo jugar con ellas con una mentalidad muy fría, que choca directamente con lo demostrado durante la temporada. Los madridistas lo intentaron de todas las maneras posibeles, especialmente con la velocidad que imprime a los encuentros Llull, aunque se topó con un bien ordenado Bilbao Basket.

El mejor del encuentro fue sin ninguna discusión el ex madridista Axel Hervelle, al que se le notó especialmente motivado ante el conjunto que le ha dado la baja esta temporada. El belga firmó 36 de valoración, mientras que en los locales Llull fue el jugador más destacado con 21 tantos.

Unicaja salva los muebles frente al Cajasol

Unicaja consiguió llevarse una valiosa victoria en el Martín Carpena frente al Cajasol (86-77), tras una semana convulsa en la que la noticia predominante fue la suspensión del reciente fichaje de Juan Dixon por un positivo en nandrolona.

Sin embargo, los malagueños supieron sobreponerse a las circunstancias y regalaron un triunfo a su sufrida afición, lo que les impulsa de cara a asegurarse los puestos que dan acceso a los ansiados 'playoffs', tras quedarse fuera de la Copa.

Los de Aíto salieron muy concentrados al parqué, conscientes de que este triunfo era más que necesitado. Sin embargo, las ventajas iniciales se solaparon con un arreón del Cajasol, que disputará esta semana el partido de Copa ante el Barcelona. Más adelante, Unicaja impuso un ritmo alto de la mano de Omar Cook, que a la postre fue definitivo.

El mejor de los locales fue precisamente el base americano Omar Cook con 19 puntos, bien secundado por los 17 de Pintezis, mientras que en los sevillanos Savanovic y Calloway llevaron el peso de la anotación.

Por último, el Lagun Aro apabulló al CB Murcia (84-68) en el duelo en la parte baja de la clasificación, lo que hunde en la última posición a los murcianos, y es que la imagen del equipo empeora jornada a jornada.

Desde el comienzo de la contienda, los guipuzcoanos se mostraron muy superiores, y las ventajas comenzaron a aflorar sin contemplación. Finalmente los visitantes maquilaron tímidamente el resultado. Con este triunfo, el Lagun Aro GBC ahuyenta un poco más los fantasmas del descenso.

El alero Andy Panko se erigió de nuevo en el líder de los locales con 31 de valoración, demostrando que es un jugador indispensable para los intereses de los de Pablo Laso, mientras que en los murcianos, Vujanic y Delininkaitis con 16 tantos cada uno salvaron el tipo.