La búsqueda de la media naranja es una tarea difícil para la que no existe una ciencia exacta, pero una nueva generación de sitios de Internet se afana en desarrollar la receta perfecta y que San Valentín sea cosa de dos.

Los portales más avanzados echan mano de los últimos descubrimientos en genética y psicología para dirigir las flechas de Cupido al candidato o candidata perfecto, previo pago de una cuota más o menos módica.

Las páginas web para encontrar pareja son un floreciente negocio incluso en tiempos de crisis y en EEUU mueven nada menos que 976 millones de dólares anuales, según datos de la consultora Marketdata Enterprises. Las webs utilizan los descubrimientos genéticos para buscar pareja

El número de competidores en el sector también ha aumentado en los últimos años, por lo que en las compañías que prestan estos servicios se están empleando las técnicas más desarrolladas para que sus usuarios dejen de besar ranas para que se conviertan en príncipes y encuentren de una vez a la persona que mejor les va.

Scientificmatch.com, con sede en Florida, EEUU, lleva dos años en el sector y es pionera en el empleo de test genéticos para emparejar a sus usuarios.

La compañía basa sus test en la teoría científica de que las mujeres se sienten más atraídas por el olor de hombres con sistemas inmunológicos diferentes al suyo y realiza test genéticos a sus clientes para detectar determinados marcadores en su ADN.

Por una cuota única de 1.995 dólares para toda la vida, el usuario recibe en su casa un kit para tomar una muestra del interior de su boca que luego envía a los científicos de Scientificmatch.com para su análisis.

Antecedentes

La compañía realiza además test psicológicos y de personalidad, así como comprobación de antecedentes penales y estado civil, con el fin de descartar a posibles parejas conflictivas. Muestra en su web diversos estudios que afirman que las parejas con sistemas inmunológicos muy diferentes tienden a tener una vida sexual más satisfactoria, menos probabilidades de infidelidad y mayor fertilidad.

"Creemos firmemente que los test genéticos son superiores a los de personalidad porque están apoyados por numerosos estudios científicos revisados por otros profesionales", explica Eric Holzle, fundador y presidente de Scientificmatch.com.

"Por supuesto, hay algunas generalidades que son conocidas a la hora de predecir quién se va a enamorar de quién, cosas como inteligencia o un origen socio-económico similar, pero no hay estudios que apoyen los populares test on line de compatibilidad", añade, Holzle, que asegura que su clientela está aumentando.

Otros portales siguen, sin embargo, apoyándose en los tradicionales test de personalidad, si bien con versiones cada vez más sofisticadas. Se valen de los test de personalidad con versiones muy sofisticadas

Chemistry.com, propiedad del gigante del sector, Match.com, utiliza un cuestionario desarrollado por la experta en antropología y biología Helen Fischer que se basa en características de nuestra personalidad como el liderazgo o la empatía.

Ocho millones de personas han realizado ya este test, que divide a los usuarios en grupos de personalidad como los "directores" -atraídos generalmente por los "negociadores"- o "exploradores", con un carácter típicamente espontáneo y que compatibiliza bien con los llamados "constructores".

eHarmony.com, una veterana del sector, basa sus cuestionarios en variables sociológicas como valores, familia o el entorno en el que nos hemos criado, apoyándose en la teoría de que las relaciones más estables se forman en parejas con creencias parecidas y formas similares de ver el mundo.

Esta hipótesis está también en la base del éxito de las webs cristianas para encontrar pareja, que están viviendo un boom en EEUU en medio de la crisis, quizá porque, según algunos expertos, las dificultades económicas suelen aumentar las necesidades emocionales y espirituales. Las páginas católicas también aprovechan el tirón

"Hemos visto que la recesión ha intensificado la búsqueda de amor y compañía entre la gente", señala Christina Ries, responsable de relaciones públicas de Catholicmatch.com, un popular portal de búsqueda de pareja entre católicos.

"A los solteros les gusta porque ofrece un servicio completo: no sólo es un lugar para encontrar pareja, sino también para hacer amigos, aumentar su conocimiento sobre la Iglesia Católica y distinguir si tienen o no vocación" de casados.