AGENCIAS. El FC Barcelona ve drásticamente reducida su cómoda ventaja sobre el Real Madrid. Tras caer derrotados frente al Atlético de Madrid en el Vicente Calderón, los culés siguen líderes de la Liga a dos puntos del Real Madrid.

Esta nueva situación devuelve a la competición la dosis de emoción que había perdido debido a la superioridad blaugrana. Al reducirse esta ventaja a sólo dos puntos, el Real Madrid ve más cerca al Barça de Guardiola, que encajó su primera derrota en lo que va de liga.

El Barcelona se presentaba en el terreno del Atlético, que le viene aguando las cosas en las últimas campañas, con notorias y amplias bajas en defensa, pues hasta seis de sus jugadores de esta demarcación están lesionados. Y lo notó en exceso, pues volvió a tropezar ante un rival que parece tenerle tomada la medida en el Calderón.

Además, se vio, quizás, la mejor versión del Atlético de Madrid de la actual temporada y pronto, con el uruguayo Diego Forlán (m.9) y con el portugués Simao (m.23), puso un claro 2-0 en su favor. Eso sí, apenas tres minutos después, el sueco Zlatan Ibrahimovic se reencontró con un gol que le faltaba desde hacía un par de meses y devolvió la emoción con el 2-1.

Un resultado que, pese a las ocasiones de uno y otro equipo, no varió. El Atleti volvía ser en su estadio la "bestia negra" del Barcelona y daba a su "eterno rival" Real Madrid una de las grandes alegrías. La lucha por el título se aprieta.

El Real Madrid, con el regreso del portugués Cristiano Ronaldo, una vez cumplida su sanción de dos partidos, había cumplido en la noche del sábado al derrotar a domicilio al colista Xerez (0-3), justo con dos goles de su estrella lusa.

Un partido que resultó más complicado de lo que se preveía para el conjunto madridista, por aquello de la diferencia de plantilla y económica existentes entre uno y otro equipo. Pero el desgaste físico local, con una fuerte presión y una cerrada contención, y el pésimo estadio del terreno de juego, ahogaron durante una hora la mayor calidad visitante.

Tuvo que ser, precisamente, un defensa, Álvaro Arbeloa (m.64), quien pusiera el 0-1 en el marcador y, a partir de ahí, con un Xerez agotado y dejando más espacios, la conexión Kaká-Cristiano Ronaldo puso la "puntilla" con dos goles en apenas dos minutos del luso tras cesiones del brasileño (m.70 y 71). El Real Madrid cumplía en su misión de meter presión al Barcelona.