Algunos ya han vendido millones de discos, ganado Oscars, vuelan en aviones privados y sus nóminas están llenas de ceros... pero si algo tienen en común muchas estrellas del espectáculo internacionales es que, en sus orígenes, tuvieron trabajos y sueldos 'mortales'.

Aquí van varios ejemplos:

Johnny Depp: durante una temporada se ganó unos dólares vendiendo bolígrafos a través de llamadas telefónicas.

Beyoncé: hoy ha vendido millones de discos y tiene hasta su propia fragancia, pero esta artista comenzó barriendo el pelo del suelo del salón de belleza de su madre.

George Clooney: comenzó vendiendo seguros.

Bill Murray: nadie se imagina al protagonista de Cazafantasmas y Lost in Translation vendiendo castañas a las puertas de un supermercado, pero lo cierto es que así fue.

Gloria Estefan: durante un tiempo trabajó como intérprete en Aeropuerto Internacional de Miami.

Limpiando retretes: fue el trabajo del protagonista de la serie Bones David Boreanaz, el actor y humorista Chris Tucker y el artista Boy George.

Calista Flockhart: antes de meterse en el papel de Ally McBeal fue profesora de aeróbic.

Brendan Fraser: de joven comenzó vendiendo perfumes.

Ozzy Osbourne: el mito del rock también se ganó el sueldo en un matadero.

Tom Cruise: antes de alcanzar la fama con Risky Business trabajó como repartidor de periódicos.