Lucas di Grassi estrelló el coche en Montmeló y no pudo continuar la sesión

El accidente que Lucas di Grassi sufrió en Montmeló el pasado jueves ha hecho saltar la alarma con respecto a la fiabilidad de Virgin Racing. El equipo británico ha vuelto a sufrir otro fallo grave, al igual que les ocurrió en el circuito de Jerez con el alerón delantero.

Aunque en un principio se insinuó que el fallo provenía del alerón trasero, la escudería de Sir Richard Brandson ha querido señalar que el VR-01 se estrelló debido a un "ajuste de control experimental".
No es lo que quiero, pero es lo que me esperaba"

El supuesto fallo tuvo consecuencias. El piloto brasileño no pudo volver a la pista en todo el día. Pero asegura que no se siente frustrado ante la perspectiva de que el equipo no seasuficientemente competitivo en Bahréin.

"No es lo que quiero, pero es lo que me esperaba", confiesa Di Grassi a Auto Motor und Sport. "La frustración ahora estaría fuera de lugar. Tengo que motivar a los chicos del equipo".
En mi situación tengo que crecer con el equipo"

"En mi situación tengo que crecer con el equipo, para desarrollarme yo mismo y al coche al mismo tiempo", añade.

Virgin espera que el VR-01, más rápido que el Lotus el jueves, esté listo y reparado para que Timo Glock pueda rodar según el programa previsto para el viernes.
Redacción - Ana Moya - Infomotor Network, S.L.