Un tribunal de Hamburgo ha instado a la empresa de alojamiento de contenidos Rapidshare a eliminar 148 libros electrónicos. De no hacerlo, los propietarios de la compañía se enfrentarían a penas de cárcel de hasta dos años y multas de hasta 250 mil euros.

El tribunal ha dictado sentencia a favor de seis editores de libros -Bedford, Freeman & Worth y Macmillan, Cengage Learning, Elsevier, The McGraw-Hill Companies y Pearson- que este mes presentaron una demanda contra RapidShare, según recoge ‘Portaltic.es’ de la página web de ‘Los Angeles Times’.

La demanda citaba 148 títulos cuyos derechos de copyrigth pertenecen a dichas editoriales y que estaban a disposición de los usuarios en su versión digital en Rapidshare.

El día 10 de febrero el Tribunal de Hamburgo dictaminó que la empresa debía detener la distribución de los títulos a los que aludían los editores en su demanda. Así, ordenó a sus propietarios, Christian Schmid y Bobby Chang, “bloquear con rapidez” el acceso a los libros piratas y “tomar las medidas necesarias para prevenir una situación similar en el futuro”.

Según publica ‘Torrent Freak’, cada vez que un libro perteneciente a esta lista aparezca en Rapidshare, esto podría costar a la compañía 250.000 euros e incluso acarrear penas de cárcel para sus propietarios.

No es la primera vez que Rapidshare recibe una orden de filtrado de contenidos, ya en 2009 el Tribunal Regional de Hamburgo dictaminó que la empresa debía eliminar 5.000 temas del catálogo de GEMA.