* Fernando Alonso señala como equipo más fuerte a Red Bull.
* Domenicali, por su parte, dice que "hay que tener los pies en el suelo".
* Todos señalan al asturiano y a la Scuderia como los rivales a batir.

D.M. 03.03.2010 - 13.05 h

Frenazo a la euforia en Ferrari. Tanto Fernando Alonso como los jefes de Ferrari quisieron salir al paso de los que dicen que son los máximos favoritos para ganar el Mundial de 2010.

Tras los test de Jerez y de Montmeló, el F10 se ha mostrado como el coche más fiable de la parrilla. Eso, unido a los buenos tiempos de Fernando Alonso, hacen que todos en el 'gran circo' les hayan postulado como los favoritos a llevarse el campeonato.

Sin embargo, poco han tardado desde Ferrari en desmarcarse. En rueda de prensa, el asturiano indicó que "el equipo más fuerte es Red Bull". El campeón español no se mostró especialmente ansioso por el favoritismo que muchos le dan, sobre todo después de dos años alejado de los puestos de privilegio en las carreras. "Estos dos últimos años no he podido luchar por el mundial. Son muchos y a la vez, pocos".

Por su parte, Domenicali también trató de frenar la euforia en la previa del inicio del Mundial. El directivo de Ferrari dijo que en estos momentos es muy difícil decir que son los favoritos y aseguró que se espera un campeonato "muy equilibrado, al contrario que el pasado año".

Según Domenicali, antes de las pruebas se pensaba que cuatro escuderías serían las que lucharan por el título, pero se ha visto que "otros coches también pueden ser muy competitivos".

Una clara estrategia de Ferrari para no partir como favoritos y no estar así en el centro de la diana. Bahrein, el 14 de marzo, marcará el inicio de todo.