La PlayStation 3

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por la asociación de videojuegos Adese contra los responsables de un establecimiento en el que se instalaban chips para las consolas, al entender que no supone un delito contra la propiedad intelectual.

En un auto anterior, con fecha de 11 de julio de 2007, un juzgado de instrucción ya había desestimado esta causa por el mismo motivo. Adese alegaba que se trataba de un delito debido a la "alteración" de un dispositivo protegido por marcas y patentes, mientras que los acusados afirmaban que la instalación del chip en la Playstation tenía "muchas finalidades".

El juez respalda esta segunda teoría, señalando que "al existir distintas utilidades, no se cumple el requisito del exclusivo destino" denunciado por la industria del videojuego -el uso de copias piratas en la consola-.

Asimismo, recuerda que "no se aprecia el encaje de los hechos denunciados en ninguno de los delitos relativos a la propiedad intelectual", teniendo en cuenta además que, en su declaración, los dueños del establecimiento negaron haber vendido juegos 'piratas'.

"Procede la desestimación del recurso, al devenir innecesaria la prueba pericial para determinar el contenido de los chips, cuando el propio recurrente no cuestiona dicho particular, admitiendo que aún teniendo los chips varias utilidades, considera que la instrucción debe dirigirse a investigar cuál era el verdadero fin del actuar del imputado", afirma la Audiencia Provincial de Las Palmas.

El juez señala que no cabe recurso contra el auto, si bien procede a declarar de oficio las costas al "no apreciar mala fe ni temeridad" en el recurrente. Esta decisión judicial no es la primera en este sentido, ya que otros jueces previamente no han entendido como delito la instalación de 'chips' en las consolas.