La escudería de Richard Branson quiere demostrar su potencial

Estaba claro que la llegada de Richard Branson a la Fórmula 1 con su propio equipo iba a revolucionar en parte este deporte. Todavía no ha comenzado la temporada 2010 de Fórmula 1 y ya ha desquiciado a los equipos consagrados diseñando un monoplaza sin túnel del viento y con un presupuesto inferior a los cuarenta y cinco millones de euros.

Con todo, no es de extrañar que el equipo se sienta poco menos que despreciado entre los grandes competidores tradicionales. Así lo ha expresado ya Nick Wirth a la BBC: “Creo que muchos de los equipos establecidos querrán que fracasemos”. Richard Branson piensa igual, y se lamenta de la carta escrita y publicada por Ferrari hace semanas, en las que vapuleó a los equipos debutantes: “Es triste. Ferrari ya ha ganado la batalla de asegurarse de que los nuevos equipos estén encadenados”.
Muchos de los equipos establecidos querrán que fracasemos"

El VR-01 de Virgin Racing será el primer monoplaza de la Fórmula 1 moderna diseñado sin túnel de viento, gracias a la tecnología informática de simuladores CFD. Además, frente a la dura oposición de la Scuderia Ferrari al límite presupuestario de cuarenta y cinco millones de euros (que entrará en vigor la próxima temporada), el equipo inglés asegura que ya trabaja por menos de esa cifra. Branson se jacta así de poder revolucionar la Fórmula 1 y romper sus patrones tradicionales: “Creo que una de las cosas que demostrará el equipo Virgin es que se puede tener un equipo realmente bueno, yendo rápidos, con un presupuesto muy ajustado”, asegura también reconociendo que su proyecto tardará al menos dos años en cuajar del todo.
Redacción - Héctor Campos - Infomotor Network, S.L.