Creo que Felipe Massa ya está con la mosca detrás de la oreja. El piloto brasileño no parecía demasiado contento en el podio de Bahrein, a pesar de haber sido segundo en su primera carrera tras el accidente que sufrió en Hungría.

El motivo es evidente. Su nuevo compañero, Fernando Alonso, le adelantó en la primera curva y le privó de la victoria en Sakhir. Massa empieza a temer que Fernando se convierta en el líder indiscutible de Ferrari a las primeras de cambio y no quiere ser un simple escudero.

Sin embargo, está claro que Alonso ha mandado hoy un claro mensaje a todos sus rivales, incluido Massa. Si tiene un buen coche, es invencible. Y este año lo tiene.

Veremos cómo evoluciona la temporada, pero me parece que este año los aficionados a la Fórmula 1 tenemos que acostumbrarnos a escuchar muchas veces los himnos español e italiano al término de las carreras.

Además de las brillantes actuaciones de Alonso y Massa, también me gustaría destacar la carrera de Hamilton y Vettel, éste último rapidísimo hasta que su Red Bull dijo basta.

PD. Preveo una dura temporada para los antialonsistas...