Sin adelantamientos ni duelos apoteósicos, Bahréin aburrió

Nos prometieron grandes adelantamientos, más emoción, espectáculo, luchas y diversión… Pero en la práctica todo volvió a ser más de lo mismo: pocos adelantamientos y mucha estabilidad en las posiciones. ¿Han fracasado las nuevas normas de la FIA para la Fórmula 1 de 2010? Muchos expertos así lo creen.

La mordaz prensa británica ya ha calificado la carrera de Bahréin como “Aburri-réin”. ¿Quién es el culpable de todo? A priori, todos atacan a la prohibición de repostar. El Daily Mail escribe en su edición de hoy: “La FIA y los equipos deben buscar el problema urgentemente y ver lo que pueden hacer. El deporte está en peligro de perder su filón. Hay cuatro campeones en la parrilla, todos con coches competitivos. La carrera debería ser brillante en vez de seca como el desierto”.

No sólo desde Inglaterra se ha criticado a la nueva Fórmula 1. En Italia, donde están encantados con el doblete rojo, tampoco ha convencido la nueva reglamentación: La Gazzetta dello Sport escribía: “Mirándolo objetivamente, la nueva y esperada Fórmula 1 ha producido una carrera bastante aburrida, con muy pocos adelantamientos y la mayoría del pelotón agrupado al fondo”.

El resto de la prensa europea tampoco se ha visto sorprendida por el poco espectáculo en Bahréin: L’Equipe considera la carrera “unánime y mortalmente aburrida”, mientras que Auto Hebdo resalta que “la falta de emoción no pasó inadvertida.” En Alemania, más de lo mismo: Bild recoge las declaraciones del padre de Adrian Sutil, Jorge: “La próxima vez me llevaré algo para leer”. Jenson Button tampoco cree que la Fórmula 1 retroceda hasta los días de Alain Prost, cuando tampoco se podía repostar: “No es como los viejos días. Nosotros tenemos mucha más carga aerodinámica.”

Pero ¿qué ha fallado en realidad? Es muy fácil ahora echarle la culpa a la prohibición de repostaje. Pero ¿acaso la carrera del año pasado fue un compendio de adelantamientos, espectacularidad y emoción extremas? En absoluto. La Gazzeta dello Sport ya lo advierte: “Sakhir es una pista rara; veremos cómo se desarrolla la temporada”. Algo parecido opina Auto Hebdo: “Es demasiado pronto para decir si han fallado las nuevas reglas”.

Lo que está claro es que el problema de la falta de emoción en la Fórmula 1 viene de demasiado lejos como para echarle todas culpas ahora a la falta de repostaje. Porque si para tener adelantamientos y emoción en la Fórmula 1 lo único que se nos ocurre es repostar, es que este deporte va por mal camino.
Redacción - Héctor Campos - Infomotor Network, S.L.