Las audiencias se hacen millonarias en Alemania y España, mientras la prensa italiana arremete contra el 'Kaiser'

Dos ases al volante. Dos pilotos de máximo nivel y, además, con un interés informativo fuera de toda duda. La vuelta del heptacampeón (y carismático) Michael Schumacher y la primera carrera del español Fernando Alonso en Ferrari han conseguido que las televisiones de sus respectivos países alcancen audiencias millonarias.

El piloto alemán de Mercedes, en su regreso a la Fórmula 1 después de su 'retirada', disparó el pasado domingo los datos de audiencia de la televisión de su país, la RTL. Según los datos que ha facilitado la cadena, más de 10 millones de espectadores se sentaron ante la pantalla, consiguiendo una cuota de pantalla del 50%. En resumen: uno de cada dos espectadores que veían la televisión en esos momentos estaba pendiente del primer Gran Premio de 2010.

Se trata de un incremento espectacular de audiencia con respecto a la misma carrera del año pasado, que fue vista por unos 5 millones de alemanes. Así se pudo compensar algunos fallos técnicos que hubo durante los entrenamientos del sábado. Los telespectadores no pudieron seguir la vuelta de la Q3 porque falló la cámara instalada en el Mercedes, según asegura un portavoz de Fórmula One Management al diario 'Bild'.

Si hablamos de medios escritos, es significativa la reacción que la prensa italiana ha mostrado sobre Schumacher, siendo ésta muy negativa. Los italianos, heridos en el corazón por lo que parecen considerar una traición del alemán por volver para correr en Mercedes y, así, ser rival de 'su escudería de siempre', han descargado sus tintas en las ediciones de los principales periódicos deportivos.

Una de las cabeceras míticas en Europa, 'La Gazzetta dello Sport', ha querido bromear con el regreso del heptacampeón y ex-piloto de Ferrari comentando que, al acabar sexto, falló en su "vuelta al Reino de las Islas" realizando un juego de palabras y expresiones. Otro diario italiano de gran difusión, 'El Corriere de la Sera', afirmó que "la tarde del domingo resultó extraña por el rendimiento de un anónimo 'Herr Michael'".

El piloto aludido, sin embargo, no está en absoluto afectado por lo vertido en la prensa italiana, asegurando estar contento con su progresión. Nick Fry, Director Ejecutivo de Mercedes también ha señalado que el alemán está "con muy buen humor y en excelente forma física".

Las incomprensibles (por sumamente precipitadas) críticas de los periodistas italianos continúan en el curioso título que le ha puesto el diario genovés 'Il Secolo XIX': "Campeón del Mundo de la Arrogancia". Expresiones que hacen dudar de la memoria de los escribientes italianos. Como respuesta: "Estoy muy, muy feliz y orgulloso de cómo ha ido todo", expresa Schumacher. "He estado tres años enteros fuera de la F1 y no me he podido preparar mucho en cuanto a la conducción", comenta en su página web oficial.

Alonso pone todo al rojo

Todo esto contrasta con el gran ambiente de la prensa española. Prácticamente todos los diarios nacionales ('El País', 'El Mundo', 'ABC', 'La Razón', 'Público'...) así como la mayoría de los regionales, exponen en sus portadas a un Fernando Alonso triunfante con el mono rojo.

En cuanto a los datos de televisión, el canal 'La Sexta', responsable de la retrasnmisión para 'la piel de toto', registró una audiencia de casi 5 millones de espectadores en el Gran Premio, convirtiéndose en la carrera con más audiencia en los dos años que lleva este canal emitiendo la competición.

La media exacta de espectadores frente al televisor fue de 4.947.000, alcanzando un 45,1% de cuota de pantalla. Además, la cifra subió hasta los 6,7 millones de telespectadores justo en el momento en el que el bólido de Alonso cruzaba la línea de meta, poniéndose como el programa más visto del domingo.

Dos genios que levantan pasiones. Alonso y Schumacher, está claro, van a dar mucho de qué hablar... y leer, ver, escuchar... Y en los medios saltan chispas.
Redacción - Isaac Campos - Infomotor Network, S.L.