El actual campeón del mundo intercambió un MP4-23 con el bólido del vencedor del campeonato de turismos australiano

Jenson Button se puso este martes a los mandos de un Holden Commodore V8 Supercar del campeonato australiano de turismos.

En un evento patrocinador por Vodafone, el piloto británico de 30 años, dio un par de vueltas al circuito de Albert Park en el bólido del actual campeón del certamen, Jamie Whincup, quien tuvo la ocasión de rodar con el MP4-23 utilizado por Lewis Hamilton y Heikki Kovalainen hace dos temporadas.

Un entusiasmado Button calificó la experiencia con un Supercar como "muy buena", mientras Whincup, de 27 años, no podía dejar de pronunciar la palabra "increíble" cuando se bajó del McLaren de 2008 equipado con neumáticos Bridgestone. "Fue increíble, no puedo explicarlo", declaró el australiano, quien afirmó que tras ponerse al volante de un monoplaza de F1 había cumplido uno de sus tres sueños, junto con el de pilotar un avión de combate y viajar al espacio.
Hacer un gran premio completo a ese ritmo es increíble"

"El coche simplemente lo hace todo bien", añadió, aunque reconoció que frenó demasiado pronto en las curvas. "La tensión en mi cabeza era increíble. Con mi coche soy incapaz de llegar a estas fuerzas G, al acelerar y al frenar, nunca antes he sentido algo así. Tengo un gran respeto por estos tipos. Hacer un gran premio completo a ese ritmo es increíble", afirmó Whincup.
Los Red Bull y los Ferrari fueron muy rápidos en Bahrein"

El de ayer fue un día templado, ventoso y nublado en Melbourne, y a pesar de que las nubes pueden permanecer durante la semana, la posibilidad de lluvia es mínima. Button y su equipo esperan ser más competitivos que en Bahrein, aunque admiten que son otros dos equipos los que llevan el ritmo en la actualidad. "Hay que admitir que los Red Bull están muy fuertes. Los Red Bull y los Ferrari fueron muy rápidos en Bahrein", apostilló.
Redacción - David G. Cózar - Infomotor Network, S.L.