Vettel rompe, Hamilton sexto y un sorprendente Kubica, segundo

El Gran Premio de Australia de 2010 pasará a la historia como aquella carrera donde la Fórmula 1 demostró que puede ser muy emocionante, también con las nuevas normas. Jenson Button ha logrado la victoria, su primer triunfo con McLaren, tras elegir una estrategia arriesgada y resistir casi toda la carrera con el mismo juego de neumáticos.

El británico se resarce con este triunfo del mal resultado cosechado en Bahrein y se acerca a las primeras posiciones del campeonato. Por detrás de Button, Robert Kubica ha firmado un increíble segundo puesto para el equipo Renault en este Gran Premio que ha empezado bajo la lluvia, pero que ha mutado a carrera sobre seco tras apenas diez vueltas. El polaco ha dado un recital de conducción, no ha fallado en ningún momento y ha resistido ataques furibundos de pilotos como Hamilton o Massa que, a priori, disponen de mejores monturas.

Precisamente el brasileño de Ferrari ha completado el podio de esta segunda prueba del Mundial 2010 de Fórmula 1, pero ser el coche mejor clasificado de la Scuderia no le convierte en el mejor del Gran Premio, y es que Fernando Alonso ha llevado a cabo una carrera del todo inolvidable: ha salido mal desde la tercera posición, ha sufrido un toque de Button que ha terminado en trompo y ha pasado por la primera curva en la última posición, pero desde ahí ha protagonizado una heroica remontada que sólo ha terminado cuando se ha encontrado con la trasera de su compañero de equipo frente a él.

Pese a tener un excelente ritmo de carrera, Fernando no ha podido superar a Massa, pero ha contenido a un vehemente Lewis Hamilton durante ocho vueltas. El británico de McLaren llevaba neumáticos blandos y tenía todos los números para superar al asturiano, pero la maestría de Alonso y un inoportuno toque de Mark Webber en la trasera de su McLaren han dado al traste con las opciones de Hamilton, que ha tenido que conformarse con el sexto puesto final. Así, Alonso ha cruzado la línea de meta en una fantástica cuarta posición que le permite conservar el liderato del Mundial con dos puntos de ventaja sobre Felipe Massa y con cuatro sobre el ganador de hoy, Jenson Button.



Ya hemos hablado sobre los ganadores, pero los claros perdedores de este GP son los Red Bull. Sebastian Vettel lideraba cómodamente la carrera cuando el disco delantero izquierdo de su RB6 ha dicho basta y su bloqueo ha terminado en trompo para el joven alemán, que de este modo cae muchas posiciones en la clasificación general. Desde luego, este fiasco no hace honor a la velocidad de los coches de la bebida energética, y tampoco Mark Webber hubiera terminado noveno en condiciones normales.

El piloto australiano estaba realizando una buena carrera en el circuito de casa, pero todo ha cambiado a falta de dos vueltas para el final: como ya hemos dicho antes, ha tocado por detrás a Lewis Hamilton cuando éste trataba de abrirse hueco frente a Fernando Alonso, y el toque se ha convertido en inevitable trompo. Con el morro de su Red Bull roto, ha tenido que pasar por boxes y los dos puntos del noveno puesto final son todavía una suerte para el desafortunado Webber.

No podemos olvidar el quinto puesto de Nico Rosberg, que con su Mercedes ha completado la carrera más anónima entre los primeros clasificados. El alemán ha tenido tiempo de presionar a Alonso después de la melé entre Hamilton y Webber, pero finalmente no ha logrado dar cuenta del correoso bicampeón de Ferrari. En todo caso, el compañero de Rosberg ha tenido una carrera mucho más complicada: Michael Schumacher se ha visto implicado en el incidente entre Button y Alonso de la primera curva y también se ha visto relegado a las últimas posiciones de la tabla.

Desde ahí, el ritmo del Kaiser no le ha permitido progresar en la clasificación de una forma tan fulgurante como Alonso y, de hecho, ha luchado por los puntos con Jaime Alguersuari hasta las últimas vueltas de la carrera. Entonces, un pequeño error del joven catalán de Toro Rosso ha dejado vía libre al veterano de Mercedes, que también se ha beneficiado de los problemas de neumáticos de Pedro de la Rosa para abrirse paso hacia la zona de puntos. Finalmente, el heptacampeón ha marcado un preciado punto, pero ha terminado muy por detrás de su coequipier: no estará precisamente contento con su carrera de hoy.

Hablábamos de los otros pilotos españoles, y es que tanto Alguersuari como De la Rosa han batido ampliamente a sus respectivos compañeros en Toro Rosso y Sauber: de hecho, ni Buemi ni Kobayashi han pasado de la frenética primera vuelta, mientras que los nuestros han ganado posiciones y su ritmo a lo largo de toda la carrera demuestra que no ha sido por casualidad. Finalmente, ambos han quedado a las puertas de la zona de puntos, una ilusión que sólo la superioridad del Mercedes de Schumacher ha podido arruinar esta vez.

Por último, merecen mención las actuaciones de Vitantonio Liuzzi y de Rubens Barrichello, séptimo y octavo con sus Force India y Williams, respectivamente, pero también la de Karun Chandhok, que ha llegado hasta el final de la carrera con su Hispania, un resultado que supera todas las expectativas del equipo español, y también las nuestras. Tan sólo un coche más de los equipos nuevos ha visto la bandera a cuadros, el Lotus de Heikki Kovalainen, así que el logro de Hispania es verdaderamente reseñable.

El Gran Circo no nos da un respiro, y dentro de una semana viviremos de cerca el Gran Premio de Malasia. Si es tan aburrido como la cita de hoy en Albert Park, tendremos que desear que la Fórmula 1 sea así de soporífera por siempre jamás.
Redacción - Cristóbal Rosaleny - Infomotor Network, SL