El piloto de McLaren quiere olvidar todo lo sucedido y concentrarse en el GP de Malasia

A pesar de que Lewis Hamilton ha sido calificado de "idiota" por el ministro local de carreteras australiano, el automóvil que utilizó el piloto británico en las calles de Melbourne para derrapar y quemar rueda antes de que fuera detenido por la policía a las afueras de Albert Park el viernes pasado, es ahora un codiciado elemento .

Un portavoz de Mercedes-Benz Australia comunicó que habían recibido "más de media decena" de llamadas telefónicas de varios distribuidores, preguntándonos en nombre de compradores potenciales por el C63 AMG plateado de 150.000 dólares. Este portavoz de la marca alemana confirmó que el lunes McLaren pagó la multa para poder sacar el vehículo del garaje de la policía.
El equipo me ha explicado su razonamiento de por qué hacer la segunda parada en boxes, y puedo entenderlo"

Ese mismo día, el campeón del mundo de 2008 declaró no estar ya enfadado por haber sido llamado a boxes para realizar una segunda parada, a pesar de que durante la carrera se le pudo escuchar en la radio del equipo diciendo que se trataba de una "idea terrible y estúpida".

"El equipo me ha explicado su razonamiento de por qué hacer la segunda parada en boxes, y puedo entender que lo que estábamos tratando de hacer era tratar de cubrir tanto a Mark como a Nico para la última parte de la carrera", afirmó Hamilton.
Me alegro de estar de vuelta en Malasia y de tener un poco de espacio"

Hamilton se encuentra ahora de relax en Malasia, olvidándose de la "pesadilla quemarruedas" y pensando en que un buen resultado en el siguiente gran premio de este fin de semana le hará olvidar la fallida estrategia de carrera en Australia. "Fue un fin de semana interesante. Me alegro de estar de vuelta en Malasia y de tener un poco de espacio", es citado por el Daily Mail. "No fueron días agradables en Australia", admitió Hamilton, que se apresuró a negar que los hechos no son prueba de que necesite rápidamente un nuevo manager.

"Lo voy a dejar parado por un tiempo. Ahora estoy feliz. Es una gran transición y tengo un montón de buena gente a mi alrededor. No hay necesidad de precipitarse", añadió Hamilton.