Previo GP de Malasia 2010

¿Se han divertido con Melbourne? Pues no se desabrochen los cinturones; todavía hay más: sin descanso alguno, el mundial llega a Malasia dispuesta a desterrar la palabra aburrimiento de su diccionario. Ya lo advierte Pedro de la Rosa: “Será la prueba más dura de la temporada.” ¿Hacemos apuestas?

El talón de Aquiles de Red Bull

Aún no nos hemos repuesto de la trepidante carrera de Australia y ya pensamos en Malasia. La Fórmula 1 no descansa para adentrarse en la tercera carrera del año con el mundial poco definido: Ferrari en cabeza (con Felipe Massa en segunda posición a sólo cuatro puntos de Alonso, seguido por Button a dos), pero es un liderazgo fantasma: Red Bull tiene el coche más rápido hasta el momento. Eso mismo opina Christian Horner: “Sabemos que tenemos un coche rápido. Ahora deberíamos tener cincuenta puntos. Si hay un coche dominador ahora mismo, es el nuestro”. Sebastian Vettel ha demostrado que es capaz de maximizar el potencial del RB6, pues ha logrado las dos “poles positions” disputadas hasta ahora, y sólo sendos problemas mecánicos le apartaron de dos victorias cantadas. Pero de nada sirve ir rápido si la fiabilidad escasea. Es lo que les está pasando en Red Bull: han perdido dos carreras por problemas de fiabilidad, ahora mismo, el punto flaco del equipo. Mark Webber tampoco ayuda mucho: en Australia cometió varios errores y chafó finalmente la carrera en un accidente crucial contra Lewis Hamilton. Sus nervios aún flojean en los momentos más delicados. El australiano, ya veterano, es un gran piloto, pero no consigue pulir sus puntos débiles: templanza y nervios de acero en todas las situaciones.


Alonso, enamorado del F10

En Ferrari tienen una sensación extraña: son líderes en ambos campeonatos, pero saben que Red Bull pisa fuerte, y ahora la situación podría ser bien distinta. Tras una loca carrera en Australia, el español Fernando Alonso tiene una mezcla de sentimientos: “Esta posición supera mis expectativas”, asegura el asturiano. En el blog de Ferrari, Fernando asegura estar contento con el mundial disputado hasta ahora: “Este inicio es increíble. El F10 es fácil de pilotar, es constante y perfecto tanto en los entrenamientos como en la carrera, algo muy importante por la diferencia de gasolina”.

Alonso espera ya con ganas este fin de semana, donde espera resarcirse del trompo realizado en la primera curva de Melbourne, que comprometió el resto de su carrera: “No hay que relajarse. Sepang es uno de mis circuitos preferidos. Hay curvas de todo tipo y se puede ir al límite”. El español espera que Ferrari sigue en lo más alto, y predice buenas sensaciones: “No será fácil, pero tenemos que tener fe en nuestras capacidades”. ¿Será Ferrari capaz de seguir esta vez el ritmo de Red Bull sin tener que esperar un error de éstos?

Button: “Sepang no se adapta al MP4-25”; Hamilton: “Yo creo que sí”

El vigente campeón mundial, Jenson Button, vivió su primera victoria con McLaren-Mercedes en Australia con mucha emoción: “Ha sido un gran logro y ha dado mucho entusiasmo a todo el equipo para Malasia”. Sin embargo, reconoce que Sepang no será un circuito tan fácil: “Las características del circuito no son las que mejor se adaptan a nuestro coche”. Sin embargo, nunca pierde la esperanza de volver a pisar el podio: “Confiamos en volver a luchar en las primeras posiciones. Sepang es imponente; me encanta. A todos los pilotos les encanta, porque hay que ser suave y técnico”.

Su compañero de equipo, el malparado en Australia, Lewis Hamilton, espera recuperarse en el mundial, donde “sólo” acumula veintitrés puntos (diez menos que Button y catorce menos que Alonso). Para ello, advierte que habrá que estar pendiente de los cielos: “Ya vimos el año pasado lo que puede ocurrir si el tiempo se complica. Pero confío en que sea una carrera seca”. Al contrario que su compañero, Lewis cree que el MP4-25 estará a gusto en Sepang: “Es un circuito parecido a Barcelona, y como allí hicimos buenos entrenamientos, supongo que podremos ser competitivos. Desde luego, esta temporada tenemos un coche que se adaptar mejor al circuito que el del año pasado”. A Hamilton también le gusta Sepang, y promete pasárselo bien: “Tiene algunas de las mejores curvas rápidas del año. Hay que tener un coche bien equilibrado. Confío en que podremos obtener un buen resultado”.

La pista más dura del mundial

Sepang gusta. Sepang “mola”. Sepang divierte. A Pedro de la Rosa, piloto de Sauber, también, por supuesto: “Es uno de mis preferidos”, asegura el catalán. “Tiene mucho ritmo y curvas que recuerdan a Montmeló”; aquí coincide con Hamilton. “Hay que tener un buen estado de forma física”, asegura, previniendo a todo el mundo de la terrible combinación de calor y humedad que aquí se forma. “Por eso es tremendamente exigente para la forma física. Es la carrera más dura del mundial. Es una buena prueba tanto para pilotos como para los coches”. Y si no, que se lo digan al ya retirado Mika Häkkinen, que no pudo evitar sentarse en el podio de la primera carrera disputada aquí, en 1999, tras llegar tercero a la meta. Estaba exhausto y a penas pudo sostenerse en pie para los himnos nacionales, sin dejar de enjugarse el sudor de su chorreante frente. Tuvo que retirarse del podio visiblemente conmocionado sin a penas poder agitar la botella de champagne. Y se que Sepang es una prueba de fuego.

El Circo del Sol

Sea cual sea su origen, a la Fórmula 1 la suelen llamar “el gran circo”. Pero es un calificativo que a un servidor nunca le gustó del todo: ¿quiénes son los payasos y quiénes los animales? No hay una gran carpa cubriendo nada, y nada se puede tomar a broma aquí: hay vidas circulando a más de trescientos kilómetros por hora. Amén de los escándalos personales de algún personajillo, los pilotos e incluso los aficionados suelen comportarse mejor que en cualquier otro deporte. ¿Por qué entonces “gran circo”? A Alonso tampoco le agrada: “Esto no es el Circo del Sol”, asegura despreciando los comentarios de quienes quieren más presencia del coche de seguridad, accidentes y lluvia a mansalva. “Estos son los coches más rápidos del mundo y la tecnología más avanzada”.

En cualquier caso, lo cierto es que después de Australia, nadie habla de aburrimiento. ¿Fue Bahréin un mal sueño? ¿O Melbourne sólo una espejismo? Esperemos que las grandes carreras, los adelantamientos y las luchas continúen. El trazado malayo de Sepang parece propicio para otra gran carrera. Y es que la pista de Kuala Lumpur es, quizá, uno de los últimos circuitos interesentes (en la práctica) de Hermann Tilke. Supone una fantástica combinación de grandes secciones rápidas y algunas curvas originales, aderezado con subidas y bajadas (aunque no muy pronunciadas) bastante excitantes. La amplitud de la pista es una de sus características principales, ideada a propósito para facilitar al máximo los adelantamientos. Y estos no suelen faltar casi nunca; desde su inauguración en 1999, Sepang ha propiciado buenas maniobras y la posibilidad de ver dos coches (o tres incluso) rodando en paralelo durante centenares de metros. La seguridad (a base de grandes escapatorias de grava y muros lejos de la pista) garantiza un deporte sano, mientras que la ausencia de variantes asfaltadas hace pagar caro los errores de pilotaje. Aquí no hay tramoyistas, ni payasos, ni trucos, ni farsantes… aunque sí muchas fieras.

Conductos de viento mágicos

Para Sepang se espera una temperatura cercana a los 40ºC en la pista (unos 35ºC en el ambiente), por lo que la refrigeración de los monoplazas y el desgaste de los neumáticos serán clave. Quizá las tomas de aire de los McLaren ayudarían, pero ya sabemos que esas bocas no son para refrigerar el motor, sino para conducir el aire hasta el alerón trasero y conseguir uno de los últimos inventos más ingeniosos de la parrilla, el llamado “conducto F”. En Sauber ya tienen a punto su propia versión, y aseguran que no es una copia de la de McLaren (que viene desarrollando el sistema desde hace dos años), sino que ellos también llevan tiempo preparando el conducto de viento mágico, que permite aumentar la velocidad del monoplaza unos seis kilómetros por hora en las rectas (según Adrian Newey). En los entrenamientos de Australia, Sauber probó el invento, aunque rehusó instalarlo en la carrera, pues le faltan kilómetros y ensayos. Todavía no sabemos si Sauber usará este ingenio en Malasia (probablemente vuelvan a probarlo en los entrenamientos), pero Mercedes sí que lo montará en España. Otros equipos, como Ferrari, ya están haciendo su propia versión también. Aunque para verla sobre la pista habrá que esperar. No tanto como para la tercera cita del año: este fin de semana volveremos a vibrar con toda la emoción de la Fórmula 1.
Redacción - Héctor Campos - Infomotor Network, S.L.