EL ASTURIANO SALDRÁ EN EL PUESTO 19º DELANTE DE HAMILTON

Massa y Hamilton tampoco pasaron de la Q1 · Mala estrategia de Ferrari y McLaren

El error en los boxes, el exceso de confianza para leer la situación de la pista y la lluvia intermitente provocaron el desastre absoluto en las filas de Ferrari. Fernando Alonso tendrá que apelar de nuevo a la remontada para intentar llegar a los puntos en la carrera de mañana, pues saldrá en la decimonovena posición de la parrilla.

La lluvia comenzó a caer unos minutos antes de iniciarse la calificación y la lectura estaba clara. Salir lo antes posible y marcar un tiempo de referencia, pues cada segundo cayendo agua la pista empeora y te puedes quedar fuera. Pero dos minutos después la lluvia cesó y los equipos grandes, Ferrari, McLaren, Mercedes y Webber, decidieron esperar creyendo que todo mejoraría.

Craso error. La lluvia arrancó con fuerza redoblada, lo que significaba desastre. Button se iba fuera, Hamilton realizaba un trompo y el asfalto se volvió casi impracticable.

En un último intento desesperado, Alonso y Hamilton ponían las gomas de agua extrema, pero todo fue en vano. Mejoraron pero no lo suficiente para poder pasar el corte del decimoséptimo.

Alonso se mostró corresponsable
Massa también quedó fuera de la Q2 completando el desaguisado absoluto para la Scuderia. Y no es la primera vez en los últimos años.

Fernando lamentaba la eliminación pero también creía que "con todo lo que puede suceder mañana, es probable que la calificación sea anecdótica", comentaba a La Sexta el asturiano tras bajarse del coche. No obstante, el piloto asturian reconoció que era prácticamente un error suyo y no del equipo: "Yo tengo la culpa al 70%".

Vettel, que había salido al principio y Webber, que reaccionó a tiempo, pasaron el corte, así como los Mercedes de Schumacher y Rosberg.