Una rica y solitaria viuda, decide que necesita un hombre en su vida, así que coloca un anuncio que dice:

Viuda rica busca hombre para compartir vida y fortuna. Debe cumplir los siguientes requisitos:
1) No me pegará.
2) No se irá de casa.
3) Debe ser maravilloso en la cama.

Durante meses, el teléfono sonó, el timbre también, recibía toneladas de cartas, pero nadie parecía cumplir con los requisitos.
Entonces, un día, el timbre de la puerta sonó una vez más. Abrió la puerta y se encontró con un hombre sin brazos y sin piernas tumbado en el felpudo.
Perpleja, le preguntó:

- ¿Quién es usted y qué quiere?

- Hola. Su búsqueda ha terminado, yo soy el hombre de tus sueños. No tengo brazos, luego no puedo pegarte. No tengo piernas, luego no me escaparé.

La viuda responde:

- ¿Y qué te hace pensar que eres tan bueno en la cama?

- Bueno, he tocado el timbre, ¿no?

Temas similares: