La Scuderia confirma que el contratiempo de Alonso en Sepang fue repentino y aislado

Desde Maranello se ha restado importancia a las informaciones que indican que Ferrari sufre un grave problema de fiabilidad en sus propulsores, tras el fiasco del pasado fin de semana en el Gran Premio de Malasia.

Después de tener que cambiar los motores de Felipe Massa y Fernando Alonso antes de la carrera inaugural en Bahrein, el bicampeón español se vió obligado a retirarse en Sepang al romper su V8 a escasas vueltas del final. Los pilotos de Sauber, Pedro de la Rosa y Kamui Kobayashi, quienes también montan en sus monoplazas motores de la marca italiana, no pudieron concluir la prueba por problemas en el propulsor del C29, aunque al parecer sus averías no estan relacionadas con la de Alonso.

En la Scuderia han confirmado que el fallo en los motores de Sauber se debió a "un mal funcionamiento de la gestión electrónica del motor". Todas las unidades de control electrónico incorporado en los coches de F1 son suministrados por McLaren Electronic Systems (MES).

Así pues, el contratiempo de Alonso en Sepang fue repentino y aislado, por lo que no habría relación con los problemas en Bahrein, que fueron causados "por un sobrecalentamiento momentáneo".

Ferrari explicó que el problema sufrido por Alonso con el cambio, donde el español pilotó casi toda la carrera sin embrague, "podría haber causado algun problema al motor".

"Sólo podrá hacerse un análisis más preciso cuando el motor esté de vuelta en la fábrica el miércoles por la tarde", agregó el equipo.
Redacción - David G. Cózar - Infomotor Network, S.L.