Así estan las cosas después de tres carreras

Con tres carreras disputadas, el séptimo clasificado del Mundial 2010 de Fórmula 1 se encuentra sólo nueve puntos por detrás del primero. Si esto no te impresiona, continúa leyendo...

El año pasado a estas alturas, había exactamente la misma diferencia entre el primer y el segundo clasificado que, por cierto, eran compañeros de equipo. Y lo que es más importante, la victoria valía entonces diez puntos, cuando ahora vale 25. Dicho de otra forma: si Felipe Massa –líder en solitario después del GP de Malasia– acaba tercero la próxima carrera, y Robert Kubica –séptimo en la general– logra ganarla con el sorprendente Renault R30, el polaco superaría a Massa por tres puntos en la clasificación de pilotos. Ahí es nada.

Cifras aparte, esta temporada ha empezado bien. Ferrari, McLaren y Red Bull se han repartido victorias y fracasos para que nadie pueda erigirse en favorito por ahora. Button y Hamilton tienen la baza de su velocidad punta, aunque eso no les basta para superar en calificación a un Vettel que compensa la fragilidad mecánica de su RB6 con tres poles y una victoria. En casa Ferrari tampoco pueden alardear de fiabilidad, pero Alonso ha demostrado un ritmo de carrera muy fuerte cuando ha tenido la pista libre.

Mercedes, en la sombra
Como siempre, la constancia de resultados y la evolución técnica dictarán sentencia, y por eso tampoco podemos olvidar a Mercedes GP. Es cierto que las flechas plateadas no están al máximo nivel, pero Nico Rosberg sigue en la pomada gracias a un meritorio podio en Sepang y a los errores de sus rivales. Si Ross Brawn cumple sus promesas, en un par de Grandes Premios podrían dar ese pequeño salto que les separa de las victorias y que devolvería a Michael Schumacher el lustre de otros tiempos. De momento, la prensa internacional ha criticado el discreto rendimiento del heptacampeón, pero ¿de verdad esperaban algo mejor? Nosotros no: volver a la F-1 después de tres años es una proeza, y más con su edad. Tampoco hay que olvidar que el mejor Schumi siempre se ha visto en cabalgadas solitarias, y no en batallas de pelotón. En todo caso, el Kaiser mejorará con el tiempo, al menos hasta igualar el ritmo de su motivado compañero de equipo.

Y ya que hablamos de compañeros y de retornos a la categoría reina, es obligada la referencia a Felipe Massa. Sin hacer ruido, el brasileño se ha encaramado al liderato del Mundial, lo cual deja en evidencia a quien lo daba por retirado tras su accidente en Hungría 2009, pero mucho más a quien pedía a voz en grito órdenes de equipo en Ferrari durante el GP de Australia. Por fortuna, Stefano Domenicali mantuvo la calma y no se dejó llevar por una visión maniquea del asunto: Alonso era evidentemente más rápido y quizá en algún momento de la temporada tenga que aconsejar a Massa que ayude a su compañero –si Felipe pierde sus opciones matemáticas al título–, pero desde luego no puede hacerlo en la segunda carrera del Mundial.

Por lo pronto, si la Scuderia diera ventajas a Alonso se perjudicaría a sí misma, ya que incurriría en una acción ilegal, pero también al propio asturiano, y por doble vía. Por un lado, Massa se sentiría justamente agraviado y arremetería contra su compañero; por otro, y sin quererlo, estarían restando mérito a las actuaciones de Alonso, sobre quien planearía la sombra de la duda incluso cuando barriese a su coequipier.

Un análisis pausado de las tres primeras carreras deja claro que Alonso tiene mayor potencial que Massa esta temporada y, aunque éste tiene más puntos en el Mundial, el español ya empieza a despuntar como líder dentro del equipo. Sin embargo, tendrá que seguir demostrándolo con resultados y adelantamientos como el que propinó a Massa en la salida de Bahrein.

¡Aúpa Pedro!
Para terminar este artículo y nuestro recorrido por los pilotos españoles no basta con felicitar a Jaime Alguersuari por sus primeros puntos, ni con augurarle una fantástica temporada en cuanto pula su rendimiento en calificación. También debemos recordar a Pedro de la Rosa, siempre agresivo y más rápido que su compañero Kobayashi. Es una verdadera lástima que el Sauber no sea más rápido: con un par de evoluciones, Pedro podría brillar hoy como uno de los grandes.

Polémicas: El F-Duct y la altura de Red Bull
Lo descubrimos ya durante la pretemporada: el conducto que los pilotos de McLaren pueden ‘taponar’ con la rodilla en su MP4-25 les permite ganar velocidad en recta. El ingenio se ha dado en llamar F-Duct y abre la veda a la creatividad de los ingenieros, ya que se permiten los elementos que alteran la aerodinámica si los acciona el piloto con su propio cuerpo. Sauber ya presentó su variante en Malasia, pero pronto vendrán otras más efectivas. Red Bull y la altura al suelo de su RB6 son el otro foco de polémica: su ventaja en calificación podría deberse a que ruedan más bajos que nadie. Los rivales soportan una altura elevada el sábado porque la enorme carga de gasolina del domingo la rebaja, pero Red Bull sube el chasis añadiendo gas a sus amortiguadores. Por ahora, la FIA no encuentra nada ilegal...
Redacción - Cristobal Rosaleny - Infomotor Network S.L.