Rubens Barrichello protagonizó ayer una acción impropia de alguien de su categoría


Tras estrallar su FW32 contra las protecciones de la Plaza del Casino, el veterano piloto brasileño, en un gesto de rabia, lanzó el volante de su monoplaza contra el suelo mientras la carrera se seguía disputando.

Por suerte, nadie pasaba por allí en el momento en el que Rubens partía su volante contra el asfalto monegasco, pero segundos más tarde el Hispania de Karun Cahndhok se lo 'llevaba puesto'. Según el reglamento, la acción del piloto de Williams es totalmente punible, pero Barrichello debería de estar agradecido a su ex compañero en Ferrari, Michael Schumacher.

Quizás fue la acción del 'Kaiser' en la última curva de la carrera la que mantuvo 'demasiado ocupados' a los comisarios del gran premio, que ante la magnitud del adelantamiento, cuanto menos polémico, del heptacampeón al F10 de Alonso, tal vez se olvidaron de sancionar una acción desafortunada del alguien que ayer cumplía su décimo octavo año consecutivo participando en el gran premio de todos los grandes premios.

Mal Barrichello y peor aún Damon Hill, comisario ayer de la FIA, que dejó marchar impune al piloto paulista y ¿puso todas sus energías en 'vengarse' del que fuera su gran rival en la década de los 90?

Redacción TheF1.com - David G. Cózar - Infomotor Network, S.L.