El piloto español asegura que el incidente en Mónaco ha unido más a todo el equipo Ferrari

A pesar de que la prensa y la afición se rindió a la actuación de Fernando Alonso en el GP de Mónaco, el piloto español ha confesado que la carrera le dejó un sabor "agridulce" a pesar de lograr una estrategia perfecta que le llevó de la última posición de la parrilla al sexto puesto.

"El Gran Premio de Mónaco fue agridulce para mí", afirma en su blog personal. "Es evidente que, en términos generales, no fue una carrera lo suficientemente buena, sobre todo porque teníamos todas las posibilidades de luchar por la victoria".

No fue una carrera lo suficientemente buena""Después de Barcelona, donde no fuimos lo suficientemente rápidos como para ganar, el trazado de Mónaco, donde la aerodinámica es menos importante, podríamos haber sido más competitivos", apunta el piloto español. De hecho, el F10 de Felipe Massa funcionó a la perfección y el brasileño logró acabar cuarto. Fernando asegura que el F10 era ideal para ganar en Mónaco. "Cuando se tiene un coche fácil de conducir como es el F10 -algo que Felipe y yo notamos desde la primera prueba en Valencia- significa que pronto te sientes seguro a sus mandos. Y eso es de vital importancia en una pista como ésta".

En Mónaco, donde la aerodinámica es menos importante, podríamos haber sido más competitivos"El fallo del español durante los entrenamientos libres del sábado le costó no poder disputar la calificación del GP de Mónaco dado que no hubo tiempo material para reconstruir el monoplaza. De hecho, Stefano Domenicali ha lanzado la idea de retomar la posibilidad de contar de nuevo con coches de repuesto para casos como el ocurrido con Alonso. Es por eso que el piloto español agradece y alaba el trabajo de todos los ingenieros que reconstruyeron el F10 a tiempo para la carrera. "Después de lo ocurrido en la mañana del sábado, todos saben lo que pasó, el sexto lugar del domingo nos dejó un sabor muy diferente: te sientes orgulloso de formar parte de un equipo como este, capaz de trabajar así en circunstancias difíciles", apunta. "Nunca me había pasado que no pudiera participar en la calificación. Puedes salir detrás por un problema técnico pero ver la sesión por la televisión fue muy cruel. Pero creo que este incidente nos ha unido más como grupo".

Ver la sesión de calificación por la televisión fue muy cruel"Alonso explica cómo se llevó a cabo la estrategia que, junto a su conducción, le llevó a ser el héroe del domingo en Mónaco. "El domingo fue muy satisfactorio. Sabíamos que si queríamos entrar en los puntos, todo tenía que salir perfecto: el monoplaza, la estrategia, los neumáticos... Y así fue. Las primeras vueltas fueron muy intensas, con seis adelantamientos y entonces traté de sacarle el máximo partido a la estrategia, esperando que el resto entrara en boxes. Desde la vuelta 28 me centré en controlar el coche y los neumáticos".

Desde la vuelta 28 me centré en controlar el coche y los neumáticos"El final de la actuación de Alonso se vio truncada por el adelantamiento en la última de Michael Schumacher. El alemán finalmente fue sancionado y Mercedes no recurrirá la sanción. "Al final vino el incidente con Micahel. Me dijeron desde el muro que, como aún estaba el safety car en la última vuelta, los adelantamientos no estaban permitidos y, por eso, estaba tranquilo. Sabía que la sanción a Schumacher iba a ser confirmada más tarde por los comisarios", admite.

Estaba tranquilo. Sabía que la sanción a Schumacher iba a ser confirmada más tarde""Ahora, tenemos que seguir desarrollando el monoplaza. Todavía tenemos que ganar terreno en términos de rendimiento y como estamos en medio de la lucha, no queremos dejar nada al azar y tratar de llegar a nuestras metas", finaliza.

Redacción TheF1.com - Ana Moya - Infomotor Network, S.L.