Gallegos en EEUU

El Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, oyó tanto hablar de los gallegos, que decidió invitar a un grupo de ellos a los Estados Unidos.


Manda su propio avión a recogerlos y se les prepara un gran recibimiento en el hangar presidencial, donde colocan una tarima, con banda, alfombra y letreros dándoles la bienvenida a los huéspedes gallegos.


Al llegar el avión, la banda empieza a tocar y los coros a cantar, pero los gallegos no aparecían para bajar.


El Presidente, nervioso porque no bajan, manda a su secretario a investigar qué pasa.

Va el secretario, regresa con el Presidente y le informa:

- Señor, los gallegos no quieren bajar.

- ¿Por qué? - le dice el Presidente al secretario.

- Es que le tienen miedo a Wel.

El presidente, no entendiendo, le pregunta:

- ¿Y quién es Wel?

Regresa otra vez el secretario al avión y le dice a uno de los gallegos:

- Pregunta el Presidente que quién es Wel.

Y el Gallego le dice:

- Pues no sabemos, pero allí dice: 'WEL COME GALLEGOS