Su caja de cambios tenía que repararse

No hubo conspiración en el cambio de caja de cambios de Mark Webber, justo antes de la carrera del Gran Premio de Canadá. El propio piloto australiano lo desmiente.

"Es mejor perder unos pocos puestos y aún así llegar a meta. En mi situación, necesito cada punto", asegura a Auto Motor und Sport.

Tras el polémico episodio de Turquía y las aún más polémicas declaraciones de Helmut Marko (culpando a Webber del choque entre él y Vettel), los más bromistas aseguraron que el cambio de la caja de cambios y la correspondiente penalización en la parrilla de Canadá fueron la revancha del equipo. Webber no lo ve así: "La habríamos cambiado de todos modos", asegura el piloto de 33 años.

Pero Webber no fue el único con problemas en su caja de cambios ese fin de semana; a Sebastian Vettel le pidieron que aminorara la marcha en la carrera tras detectar una avería que no fue a mayores. Vettel y Webber parecen haber dejado atrás las especulaciones, las polémicas y las conspiraciones; Estambul se va superando. El miércoles de la semana pasada, en Canadá, Webber y Vettel invitaron a cenar a todo el equipo: "Pedí la comida más cara del menú", asegura jocosamente Horner.
Redacción - Héctor Campos - Infomotor Network S.L.