Un joven de 21 años fue condenado a dos años de cárcel por robar una manta y tres botellas de cerveza a un hincha alemán cuando abandonaba el estadio de Rustenburgo, tras el partido Uruguay-México.

"Fue detenido y condenado el mismo día a 36 meses de cárcel, una pena que fue reducida a dos años de encarcelamiento", declaró a AFP el portavoz provincial de la policía Lesego Metsi.

El hincha alemán, de 75 años, fue robado al salir del estadio.

Las autoridades sudafricanas crearon 56 tribunales especiales para juzgar rápidamente los crímenes y los delitos relacionados con el Mundial en las nueve ciudades donde se disputan partidos.

A pesar de que Sudáfrica registra una criminalidad récord con cerca de 50 homicidios diarios, estos tribunales se ocuparon por ahora principalmente de delitos menores como el robo de ordenadores, fraude o posesión de marihuana.

Sin embargo, dichos tribunales sancionaron duramente a los autores delitos con penas que alcanzaron 15 años por robo a mano armada.