La COAG denuncia que del campo al cliente los productos se encarecen de media un 450% por culpa de la especulación. Los agricultores se quejan de no poder cubrir costes.



Las diferencias de los precios que recibe el agricultor por los alimentos que cultiva y los que paga el consumidor se multiplicaron en el segundo trimestre de 2010 en casi un 450%, según un estudio de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

La evolución semestral del Índice de Precios en Origen y Destino de los alimentos, elaborado por la COAG y las organizaciones de consumidores UCE y CEACCU, refleja que, si bien en el primer trimestre del año hubo una cierta contención de los márgenes comerciales, el segundo trimestre culminó con un diferencial de casi un 450% del campo a la mesa.

Los mayores márgenes los registran productos como la sandía, el melón, la ciruela, el tomate, el pepino o el albaricoque, alimentos básicos para combatir el calor, según ha informado la COAG en un comunicado.

Algo tan básico como una ensalada se incrementa en un 600%Paradójicamente, los productos de temporada como la sandía o el melón, que por los menores costes de transporte y almacenaje deberían ser más baratos, disparan su precio al ciudadano (hasta casi el 1.000% en el caso de la sandía), mientras los agricultores reciben una remuneración que apenas les permite cubrir los costes de producción, ha denunciado COAG.

Cogiendo el ejemplo de la sandía, una pieza de unos cuatro kilos se vende en un conocido supermercado a 4,80 euros, por lo que al agricultor se le ha pagado por ella unos 48 céntimos.

El coordinador general de COAG, Miguel López, ha explicado que la guerra comercial ha provocado que hasta ahora se contengan los márgenes comerciales, a pesar de que los precios en origen estaban hundidos, pero la llegada del calor ha hecho que los precios en destino vuelvan a crecer. "Están destrozando los productos de temporada para hacer caja", ha denunciado Miguel López.

Por su parte, el presidente de la Unión de Consumidores de Andalucía, Juan Moreno, ha censurado el "brutal incremento que sufren los precios desde el campo a la mesa" y ha dejado claro que no aceptan que se especule con la alimentación.

Moreno ha puesto de manifiesto que si se permite que toda la cadena especulativa "meta la mano en la renta agraria y en el bolsillo del consumidor, algo tan básico como una ensalada se incrementa en un 600%".

El dirigente de COAG ha reclamado medidas urgentes porque el mercado "no regula, sino que especula, y la alimentación no puede ser prisionera de ese juego" y ha recordado que hay países europeos que han convertido ciertos sectores productivos en estratégicos, como el caso del azúcar o el cereal.

"¿Por qué no hacemos lo mismo en España con los tomates, los pimientos, el aceite, el vino y todos los demás cultivos mediterráneos?", se ha preguntado.