(Teléfono de Alemania. Acaba de marcar gol España. Una voz casi inaudible nos atiende) ¿Paul, por favor?

A momenten.
(Breves segundos)

¡Ja! Aquí Paul.
Le llamamos desde España. ¡Ha marcado Puyol! Por nuestra salud: ¿esto acabará así?

Sí, tranquilo. Ya adelanté que ganarían ustedes y será por este 1-0, no se apure. Es más: creo que ese gol me lo han dedicado a mí.
Lo dudo: usted es pulpo alemán.

Bueno, mi abuelo era gallego, llegó aquí para trabajar en la Porsche. Tengo la mitad de mi sangre es española, pero no me refería a eso.
¿Entonces?

Pues que el gol lo hizo Puyol, fíjese en su cabeza: ¿a que parece un pulpo? ¡Esos pelos parecen tentáculos, llegan a todas partes!
O sea que usted no ha sufrido nada.

No. He acertado todas las predicción en este Mundial y el de ayer fue el partido número 62. He trabajado mucho para llegar a esta perfección. En el mundo creo que sólo hay un individuo que se me acerca: Paco González, ese muchaaaacho de Tele 5 al que llaman Nostrapacus. Creo que ayer dijo al ir a sacar Xavi el córner del gol: "¡a ver qué día marcamos en una jugada de estrategia! Esto no lo hace cualquiera.
(En este momento Kroos obliga a Iker a hacer un paradón) Oiga que esto se complica.

¿Qué pretende, que no tiren a puerta? ¡Es la semifinal de un Mundial! ¿Quiere una noticia?
Por favor.

La selección alemana va a pedir su pase a la Conferedación Suramericana de Fútbol. Prefiere viajar a Buenos Aires, vamos a suponer, que encontrarse con La Roja en su mismísimo campo. ¡Que la tumbado en Europa y en África! Y no la tumbó en Asia, en el 20202, porque le tangaron aquel partido con Corea: la pilla en la semifinal y bueno... Me temo lo peor.
¿Y es?

Los alemanes del Este van a pedir separarse otra vez.
Si usted lo pronostica... ¿Y la final, cómo la ve?

Gana España. Ya no me hace falta hacer el ritual de siempre antes de los partidos. Sólo me queda una duda: si Holanda consigue que se juegue el partido con dos balones tendrá una mínima posibilidad. Pero con una sola, no. Eso sí, no será fácil.
¿Qué intuye?

Deberán remontar ustedes un gol de Robben y otro de Sneijder.
¡No fastidie!

Sí, el inicio de partido será holandés y la reacción española le dará la vuelta sin remisión.
(En este momento se cortó la comunicación. ¡El partido había acabado! Insistimos, pero Paul no volvió a contestar: había pagado carísima su osadía de apostar contra Alemania siendo alemán: lo agredieron de mala manera. Sobre las tres de la mañana dimos con su novia, la pulpa Paula, y nos tranquilizó: "Está bien, en un par de días confirmará lo que le ha dicho a ustes: España ganará la final"