El alemán se ha visto traicionado por su Mercedes

A Schumacher no le pesan ni los kilos ni los años, sino el coche. Eso cree Bernard Ecclestone, que asegura que el motivo del bajo rendimiento del alemán es por culpa de su Mercedes.

“No es problema suyo, sino del coche. Si Michael estuviera sentado en un Red Bull, sería igual a como era antes”, asegura a La Gazzeta dello Sport.
Si Michael estuviera sentado en un Red Bull, sería igual a como era antes"

Michael Schumacher, campeón con Red Bull. Hace unos años sonaría raro, pero toma sentido según las explicaciones del mandamás de la Fórmula 1. El compañero de Michael, Nico Rosberg, confirma con sus recientes quejas las afirmaciones de que el Mercedes carece de buen rendimiento, en estas declaraciones a TV Movie: “Actualmente el coche no es lo suficientemente rápido. Hay algo en su desarrollo que no ha ido según lo previsto.” Está claro que Mercedes GP no te da alas.
Redacción - Héctor Campos - Infomotor Network, SL.