Expertos ven en el sexo una culminación de una infidelidad continuada en el tiempo que tiene un denominador común: la mentira. El mejor remedio: la comunicación y establecer unas reglas propias entre los miembros de la pareja.

La infidelidad es la principal causa de ruptura de parejas. Pero, ¿qué supone una infidelidad? Quizá por el cine y la cultura popular se ha acabado aceptando que se es infiel cuando la persona mantiene relaciones sexuales con alguien que no es su novio/a o esposo/a, o, como se diría coloquialmente, cuando uno le 'pone los cuernos' al otro.

No hace falta llegar a eso para serle infiel a tu pareja. "La infidelidad es algo que afecta a la confianza entre uno y otro, que se refiere más a las relaciones dentro de la pareja que fuera (...) la infidelidad empieza y acaba en la mentira", cuenta la sexóloga Jenny Block, desde su columna semanal en la Fox.

La infidelidad "no es cosa de un acto o un conjunto de actos". Todo gira alrededor de la "confianza" en la pareja. Muchas veces, el verdadero germen de la ruptura está en la falta de comunicación, que desemboca en falta de confianza e inseguridades en él y ella. "Se ha establecido una especie de regla universal por la cual deben regirse todas las parejas. Esto es un error, cada pareja debe establecer sus propias reglas, saber qué gusta o no al otro, qué y cómo abordar ciertas situaciones (...) no todo el mundo se toma que su pareja dé un abrazo o el beso a un amigo de la misma forma", continúa explicando Block.

"Tener sexo con alguien que no es tu pareja es una situación límite", explica, para aclarar que la infidelidad seguramente ya viene de antes, entendiendo ésta como un conjunto de mentiras, y el acto sexual no es más que una culminación de esa infidelidad, algo bien tramado y elaborado, generalmente, de antemano.

La sexóloga aconseja hablar de todo, aunque sea duro. "Es importante decirle a la pareja si alguien te parece atractivo o si han existido coqueteos con otras personas durante vuestra relación", aconseja, mientras que acepta que es algo duro y difícil de hacer, pero que es "ahí donde está la llave para durar juntos muchos años".

"Ser infiel es no ser honesto, ser egoista y mentiroso", concluye.