Los agredidos celebraban la victoria de la Selección Española con una comida en la calle. Se negaron a compartir su comida y bebida con el grupo atacante.
Dos personas ingresaron ayer en prisión por apuñalar a cinco miembros de un clan gitano mientras celebraban con una comida en la calle la victoria de la Selección Española en el Mundial de fútbol el pasado domingo. Otros tres cómplices del ataque se encuentran en paradero desconocido.
Todo ocurrió en la calle Cedros, en el barrio de La Ventilla (Tetuán), donde varios familiares y vecinos se habían reunido, costeando entre todos la celebración. Según informó la Jefatura Superior de Policía, los agresores irrumpieron en el lugar exigiendo comida y bebida.
Ante la negativa de los organizadores, los agresores sacaron cuchillos y navajas y comenzaron a apuñalar a los presentes. En el auto, el juez asegura que los agresores tenían un ánimo homicida y de "exterminio" de los vecinos, "primero los varones y después las mujeres" presentes en la celebración. Durante la reyerta resultaron heridas cinco personas, una de ellas un menor acuchillado en el abdomen que salió en defensa de su padre.
Uno de los heridos quedó ingresado en el área de reanimación del Hospital La Paz y el resto a distintos centros de la región, todos ellos con pronóstico reservado. Ante el peligro de que los agresores puedan volver al lugar a consumar el homicidio, el juez ha decretado prisión provisional sin fianza y, en el caso de que salgan en libertad, la prohibición de acercarse a menos de tres kilómetros. Además se trata de localizar y detener a los tres implicados huidos. La policía desvinculó el suceso de las celebraciones multitudinarias que vivieron las calles madrileñas el pasado domingo y que transcurrieron sin incidentes reseñables.
Según la Jefatura, el lugar donde ocurrió el suceso se encontraba fuera del área de influencia del dispositivo policial que se había establecido para evitar altercados o incidentes de orden público