El detenido robó los datos de 155.000 abogados de la Mutualidad General de la Abogacía, entre los que se encontraban los del ex presidente del Gobierno

Si ayer era detenido un «hacker» tras atacar las páginas web del PP o del PSM, hoy ha sido el turno de un antiguo comandante de la Inteligencia Militar que había «hackeado» las cuentas electrónicas de Felipe González y las de decenas de miembros de la Mutualidad General de la Abogacía. El agente, de 54 años y en la reserva, había robado los datos personales de 155.000 abogados socios de la institución.
Su enemistad con un vecino, que trabajaba como administrador de sistemas informáticos de la Mutualidad, fue el motivo que llevó al "hacker" a atacar el sistema, con lo que logró transferir diferentes cantidades desde las cuentas bancarias de los mutualistas asociadas a los planes de previsión de éstos, si bien dichas aportaciones fueron retrotraídas en cuanto se detectó que actuaba de modo ilegítimo.
La investigación se inició hace casi dos años, después de que fuera detectada una intrusión al área privada en la web de varios miembros de la Mutualidad. El modus operandi que utilizaba el ex militar para acceder a los perfiles era obtener a través de fuentes abiertas como Internet u otros medios como la sustracción de información personal, datos como el nombre, DNI y fecha de nacimiento de los socios. A continuación, el sistema le asignaba automáticamente una clave para las sucesivas ocasiones, con lo que el «hacker» acceder al área privada de cerca de 40 mutualistas.
Así, llegó a realizar trasvases al plan de pensiones de hasta 12.000 euros a diez de ellos, siempre con el objetivo de causar daño a su vecino, pero sin buscar lucro económico. Casualmente, la operación ha culminado también con la detención del vecino del «hacker», tras haber descubierto que leía e-mails ajenos con información privilegiada.