Suprimirá en los próximos dos años las ayudas a la compra de viviendas con el fin de potenciar el alquiler y la rehabilitación hasta 2012.
El recorte se aplicará este mismo año de forma escalonada.
Estas ayudas a la compra supusieron un desembolso de más de 500 millones de euros durante en 2009.

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, anunció este martes que su departamento suprimirá "algunos incentivos a la construcción y la compra" de viviendas protegidas y priorizará las ayudas al alquiler y la rehabilitación de inmuebles para "reorientar presupuestariamente" el Plan de Vivienda.

Se rebajará el 40% de las subvenciones para la promoción de vivienda protegida en alquiler
Corredor explicó en una rueda de prensa con motivo de la Conferencia Sectorial que este martes mantiene con los consejeros autonómicos del ramo que, por el momento, no puede detallar a cuánto asciende el recorte en los presupuestos de su Ministerio para 2011, y que analizará bilateralmente con cada comunidad la aplicación del reajuste.

Añadió que dichos recortes se escalonarán durante este año y los dos siguientes, y que en 2010 se eliminará la reserva de eficacia para las comunidades que superen los objetivos convenidos con el Ministerio, así como la compensación del pago de las nuevas ayudas con fondos transferidos a las autonomías y cuyo destino no se ha justificado.

Por lo que respecta a 2011 y 2012, no se renovará la subvención para las ventanillas únicas, se suprimirá la subvención a promotores para la urbanización o adquisición de suelo y se rebajará el 40% de las subvenciones para la promoción de vivienda protegida en alquiler.

Se reduce la necesidad de ahorro para afrontar el pago de entrada a una vivienda protegida
Además, el Ministerio se planteará sustituir la Ayuda Directa a la Entrada (AEDE), por la posibilidad de permitir la ampliación de la hipoteca hasta el 90% del valor de la vivienda protegida, con lo que, según Corredor "se reduce la necesidad de ahorro para afrontar el pago de entrada a una vivienda protegida".

Estas actuaciones supusieron en 2009 un coste de más de 500 millones de euros. Asimismo, aseguró que estas medidas tienen que aplicarse "necesariamente" a la gestión del Plan de Vivienda, en tanto que recordó que se enmarcan en la estrategia del Gobierno de alcanzar en 2020 "una ratio del 20% de viviendas en alquiler y un peso del 35% de la rehabilitación del sector residencial".

Cumplirá los objetivos de 2010

También destacó que el Ministerio "seguirá cumplimentando sus políticas según su disponibilidad presupuestaria y cumplirá con los objetivos previstos para 2010", y añadió que las políticas autonómicas de vivienda no deberían estar "supeditadas a si tienen o no financiación estatal".

Corredor anunció que ha pedido su comparecencia ante la Comisión de Vivienda del Congreso para explicar los cambios introducidos en el plan, y señaló que este ajuste "se puede afrontar" gracias al "fuerte impulso presupuestario aplicado a las políticas estatales de vivienda desde 2004".