En Hockenheim ambos monoplazas sufrieron problemas de motor

Según ha comentado la revista alemana Auto Motor und Sport, los bajos resultados de Red Bull en el Gran Premio de Alemania se debieron a un problema en los motores Renault, tanto en el coche de Vettel como en el de Webber. Para Sebastian Vettel, su problema empezó durante las primeras sesiones del viernes, cuando su V8 de alto kilometraje fue reemplazado después de perder aceite.

Mark Webber, por su parte, tuvo que reducir velocidad en la segunda mitad de la carrera debido a que el abastecimiento de gasolina no funcionaba correctamente.

"Estoy feliz de haber podido acabar la carrera", comentaba Webber, quién, afortunadamente, pudo acabar en la sexta posición. El australiano cree que la falta de fiabilidad de los Red Bull se debe al usar una única estrategia en los test de invierno.

"Nuestra estrategia era mostrar nuestro rendimiento final en la última jornada de entrenamientos. Así que a eso se debe nuestro bajo kilometraje, para evitar cosas como las que nos están pasando", afirmaba Webber.

Otro de los problemas añadidos a los monoplazas de la marca austríaca es el hecho de convertir pole positions en buenas salidas en carrera. En el pasado gran premio, por ejemplo, Vettel apartó a Fernando Alonso contra el pitwall para evitar el adelantamiento. Acción que le hubiera salido perfecta a no ser por el adelantamiento de Felipe Massa a ambos pilotos. "Definitivamente, ellos no son los mejores en las salidas. Ya nos ha pasado en bastantes ocasiones esta temporada", admitía el director de equipo, Christian Horner, refiriéndose tanto a las salidas de Vettel como a las de Webber.

Con menos de siete días de margen entre el Gran Premio de Alemania y el de Hungría, si Red Bull quiere seguir luchando por ambos mundiales estos problemas deberán haber sido solucionados.
Redacción - Cristina Díaz - Infomotor Network, SL