Los flaps de Red Bull y Ferrari pueden ser prohibidos

Los alerones delanteros de Red Bull y Ferrari pueden declararse ilegales antes del GP de Bélgica, ya que la FIA ha decidido implementar nuevas pruebas para comprobar la rigidez de los apéndices aerodinámicos.

Con ello, puede acabar con la visible flexibilidad de los flaps delanteros de los monoplazas que ayer coparon las cuatro primeras posiciones del Gran Premio de Hungría. El truco estriba en permitir una ligera flexión cuando el coche está sometido a fuertes cargas aerodinámicas, lo cual rebaja la altura del alerón respecto al suelo y, por tanto, su eficacia para generar downforce. Los resultados se han dejado notar y mucho desde su incorporación en el RB6 y el F10.

Después del GP de Alemania, Mclaren y Mercedes pidieron una clarificación sobre la legalidad del alerón flexible de sus rivales, y la FIA probó los cuestionados alerones antes del Gran Premio de Hungría para clarificar su adecuación a la normativa. Sin embargo, horas antes de la carrera del domingo, Charlie Whiting planteó la idea de crear nuevas pruebas para comprobar si la flexibilidad se ajusta a la legalidad. Las últimas noticias apuntan a que los equipos supieron la decisión el mismo domingo y, con ella, el momento cuando se verificará de nuevo la flexibilidad será el próximo GP de Bélgica.

El artículo 3.17.8 del reglamento técnico de la FIA reserva a la Federación, "el derecho a introducir nuevas pruebas de resistencia en cualquier parte del monoplaza que parece o se sospecha que se mueve mientras el coche esté en marcha". Así pues, los alerones de Red Bull y Ferrari se amoldan a los primeros test exigidos, pero es perfectamente legal que se introduzcan nuevas comprobaciones. Del artículo 3.15 del reglamento se extrae, "cualquier parte debe fijarse de forma rígida al monoplaza y debe permanecer inmóvil en relación a la parte suspendida del coche". La norma añade que cualquier modificación que esté diseñada para reducir la brecha entre la parte suspendida del vehículo y el suelo está completamente prohibida. Se cree que con los nuevas pruebas se le aplicará una fuerza mayor a los alerones, factor que puede provocar que tanto Ferrari como Red Bull tengan que modificar su actual diseño para Spa.

Después de ganar en Hungaroring, Mark Webber sugirió que las quejas de sus rivales sobre los alerones no tienen ni pies ni cabeza. "Cuando a la gente no le gustan sus tiempos, tienen que justificar sus propias posiciones. Cuando hay presión en las personas para mejorar sus monoplazas y terminan por destruirlo, acaban atacando a los demás. Nunca se debe penalizar las cosas que son ingeniosas ni a la gente que ha estado haciendo ese trabajo", finalizaba Webber.

Así, la polémica por los alerones delanteros flexibles seguirá durante todas las vacaciones de verano y seguramente, hasta el día de la carrera en Spa. De su veredicto puede emerger una revolución en los primeros puestos de los próximos Grandes Premios.
Redacción - Cristina Díaz - Infomotor Network, SL