Tras ver las imágenes, asume el riesgo que tuvo su actuación

Después de ver la repetición de las imágenes, Schumacher se disculpaba en su página web: "Tengo que decir que los comisarios tenían razón en su decisión. Mi maniobra fue muy dura, no le dejé pasar, pero no estaba tratando de ponerle en peligro. Si él lo ha sentido así, lo único que puedo pedir es perdón, esa no era mi intención", concluyó el alemán.

A los ojos de toda la prensa, Michael Schumacher ha sido el chico malo del Gran Premio de Hungría.

Los diarios ingleses apuntaban a que el piloto de 41 años de edad debería volver a la jubilación después de empujar a su ex compañero, Rubens Barrichello contra el muro de la recta de Hungaroing. Incluso el 'Daily Telgraph' aseguraba que "la arrogancia de Michael Schumacher no puede ser tolerada en la Fórmula 1".

En Italia, la 'Gazzeta dello Sport apuntaba que la decisión del alemán para defender su posición "fue demasiado lejos": "El arrogante de Schumacher no mostró ningún remordimiento, pero es lo de siempre, nunca es su culpa. Es milagro que esta maniobra no terminara mal", señalaba el diario italiano.

'La Gazzeta' también hizo referencia al hecho de que, el siete veces campeón del mundo, es un embajador de la FIA en seguridad vial: "Un consejo para los que empiezan sus vacaciones, si alguien trata de adelantar, por favor, hagan lo contrario que hizo el famoso ex campeón del mundo en Hungría", concluía el periódico italiano.

En Italia también, 'La Repubblica' y 'Corriere dello Sport' aseguraban que la acción de Schumacher era una 'locura', mientras que Tuttosport afirmaba que la maniobra fue "muy peligrosa". 'Corriere della Sera' añadía: "Schumacher, el villano, como siempre lo ha sido".
Redacción - Arkaitz Fernández - Infomotor Network, SL