La gran mayoría de los equipos de F1 deberán de reforzar la rigidez de sus alerones de cara al GP de Bélgica a finales de este mes, si quieren pasar las nuevas pruebas de rigidez que la FIA ha impuesto, y de las que ya tenemos nuevos detalles.

Hasta ahora, los alerones no podían doblarse más de 10 milímetros con 50 kilos de peso aplicado en las placas terminales, pero a partir de Spa-Francorchamps la prueba de la FIA será el doble de estricta: se tolerará un movimiento máximo de 20 milímetros con 100 kilos de carga.

Con los Red Bull y, en menor medida, los Ferrari con los alerones flexibles en pista en las últimas carreras, la FIA advirtió a los equipos el pasado domingo de que realizarán pruebas más duras sobre la flexibilidad de estos apéndices, para dejarles tiempo de reacción.

Dicha novedad en la prueba llega por la posibilidad muy realista de que Red Bull y Ferrari tuvieran ideado un sistema para poder superar la prueba de 50 kilos sobre el alerón, ya que los alerones solo flexionaban cuando recibían una carga mayor, como dejaron claras las repeticiones a cámara lenta de la realización televisiva del GP de Hungría.

El diario italiano 'La Stampa' citó "fuentes anónimas" al informar de que "casi todos los equipos" tendrán que ajustar sus diseños actuales con el fin enfrentarse a las pruebas de nuevo.

Por su lado, una fuente de Ferrari comentó: "Vamos a adaptarnos sin que afecte a nuestra competitividad".

También 'La Stampa' publicó que Fernando Alonso pasó el martes de pruebas con el simulador del equipo italiano en Maranello, para trabajar en un nuevo paquete aerodinámico. "En las siete carreras restantes, quien sea capaz de conseguir seis o siete podios será el campeón", comentó Alonso a la prensa española.
Redacción - Kevin Muñoz - Infomotor Network, SL