La policía andorrana ha detenido a una mujer de 52 años, de nacionalidad española y originaria de Barcelona, acusada del asesinato de su marido, de 41 años y originario de Lleida, en el domicilio que compartían en el Avenida Fiter i Rossell de Escaldes-Engordany.

El asesinato se descubrió cuando el homicida llamó unos operarios de una empresa de pintores para pedirles que fueran a su vivienda para que le hicieran un presupuesto para pintar la casa . Cuando los pintores llegaron la mujer les dijo que no era necesario que hicieran ningún presupuesto pero les pidió que le bajaran a la calle un gran bulto que tenía en la casa y que ella sola no podía acarrear. Los pintores tomaron el paquete, hecho con sacos de basura, pero cuando fueron al rellano de la escalera la bolsa se rasgó y empezó a manar sangre. Entonces la mujer les pidió que volvieran a entrar el saco en la casa y dijo a los pintores que se marcharan.

Los operarios, sin embargo, desconfiaron y avisaron a la policía y les explicaron lo que habían visto. La policía fue a la vivienda, reventó la puerta y dentro se encontraron el saco con el cadáver apuñalado del hombre y la mujer en estado inconsciente debido a la ingestión excesiva de ansiolíticos. La mujer fue trasladada en estado grave en el hospital Nuestra Señora de Meritxell, donde su recuperación es favorable. El matrimonio estaba en trámite de separación.