La representación de su abogado no fue suficiente

Las cortes de Melbourne que se reunieron este martes no condenaron a Lewis Hamilton, pero sí lo multaron con 500$ dólares por no acudir presencialmente al juicio. El campeón del mundo de 2008, fue arrestado y acusado de conducción peligrosa y temeraria por las calles cercanas al circuito de Albert Park en el Gran Premio disputado el pasado mes de marzo.

El inglés estuvo representado por un abogado en el juicio y se declaró culpable en nombre del piloto. El abogado, Sandip Murkejea dijo que el piloto de McLaren se dirigió a las cortes australianas mediante dos cartas y que sufrió "la vergüenza, la humillación y la angustia" por el incidente debido a la amplia cobertura mediática.

En una de las cartas, Hamilton exponía que su ausencia se debía al retraso del 'juicio rápido'; y que esto había provocado una gran cantidad de publicidad a la noticia y lo consideraba como "una forma de castigo". También insistió en que él tenía "el control del coche en todo momento".

El abogado del británico pidió que no se registrara ninguna condena hacia su representado, ya que este hecho podría dificultarle la movilidad para viajar a nivel internacional.

También estuvo presente una delegación del juzgado de la FIA durante el juicio, donde el magistrado comentó que Hamilton queda libre de sentencia por ser su primer delito, pero "se trata de alguien con un puesto de responsabilidad y debe comportarse como tal". "No muestra la aplicación general del nivel de responsabilidad y madurez que debe utilizar cada vez que sale a la pista", añadió el magistrado Clive Alsop.
Redacción - Kevin Muñoz - Infomotor Network, SL