El paraíso verde
Si el viejo Nürburgring era el infierno verde, un circuito infinito donde perderse por sus bosques era desafiar a la propia vida, a la propia muerte, a la propia suerte… Spa-Francorchamps es el paraíso verde: un autódromo donde todos quieren correr, donde ningún piloto quiere quedarse en boxes, donde cada alma palmita con el subibaja del asfalto amoldándose a la montaña. "Aquí se nota mejor la diferencia entre pilotos", asegura el español Jaime Alguersuari. "En este trazado puede pasar cualquier cosa". Y tiene razón: los adelantamientos y las luchas más impresionantes tienen lugar aquí. Estar al volante de un bólido como un Fórmula 1 y lanzarse por entre los bosques de las Ardenas por curvas de las que ya no quedan es una sensación inigualable. "Siempre ha sido mi circuito favorito", asegura por su parte el heptacampeón Michael Schumacher, que se reencontrará con el trazado belga tras sus tres años de retiro. El alemán no podrá repetir victorias inolvidables del pasado este fin de semana, pues tendrá que cumplir la sanción por la maniobra que le hizo a Barrichello en Hungría: "Nuestro fin de semana va a estar lastrado por esa penalización", reconoce. "Es difícil esperar grandes cosas".

La impotencia de Hermann Tilke
La sección de La Source, Eau Rouge y Kemmel representa lo que Hermann Tilke es incapaz de construir hoy: un tramo de pista de carreras auténtico, sin artificios, original, jugando con los desniveles y los ángulos suaves y rápidos propios de los circuitos de antaño, recordándonos lo que es la velocidad de verdad. Todo Spa es así: nada de chicanes, nada de curvas con frenadas al límite en horquillas aburridas para provocar adelantamientos forzados aprovechando el 'efecto acordeón'. Incluso Le Source tiene su encanto. La bajada de Pouhon, la salida en aceleración de Stavelot y la increíblemente rápida sección de Blanchimont son algunas de las curvas que ni Singapur, ni Valencia, ni Turquía, ni Bahréin… ni ningún otro nuevo trazado puede igualar.

En Spa hay que fundirse con el viento
Es normal que todos los pilotos confiesen sentir un gusanillo especial en su estómago cuando el calendario anuncia que el mundial se acerca a Bélgica. La aerodinámica juega aquí un papel primordial. No es de extrañar que Ferrari estrene aquí un nuevo difusor mejorado que saltará a la pista el viernes y, según los resultados, la Scuderia decidirá si Felipe Massa y Fernando Alonso lo usarán en la clasificatoria y en la carrera.

Pero no son los únicos que han aprovechado las supuestas vacaciones para mejorar el aspecto aerodinámico de sus monoplazas. En McLaren, también: "Hemos tenido tiempo de pensar y de mejorar el grado de correlación en el túnel del viento", asegura Martin Whitmarsh. Y es que correr por Spa requiere no sólo hacer las paces con el aire, sino fundirse con el viento, formar parte de él y usarlo para impulsarse casi como un avión…. pero pegado al asfalto. McLaren no atraviesa una buena racha, pero Martin espera salir de ella: "Hungría fue decepcionado y hacemos lo posible para volver a ser fuertes. Hemos ganado carga aerodinámica, eso seguro. Pero el conjunto no está del todo optimizado, sobre todo por constancia".

A Red Bull le faltan alas
No es Michael Schumacher el único que tiene a Spa como su circuito favorito. Sebastian Vettel, piloto de Red Bull (tercero clasificado en el mundial), también tiene ganas de ir a Bélgica: "Me encanta. Tiene las mejores curvas de la Fórmula 1". Pero, a pesar del 'subidón' de adrenalina, Vettel advierte de que no será un camino de rosas, y su RB6 podría tener problemas: "Nuestros puntos débiles son las largas rectas y las secciones cuesta arriba. No será fácil para nosotros".

Quien sí espera que sea fácil es Fernando Alonso: abandona las vacaciones con ganas de volver a la competición, pero 'sin ansias'. La tranquilidad es la mejor aliada para no cometer errores y continuar con la constancia que les destaca del resto: "Quiero volver con mucha tranquilidad. El trazado belga es quizá el más increíble de todo el mundial", asegura el asturiano de Ferrari. ¿La clave para seguir en buena racha? Fácil: mantenerla. "Nuestro objetivo debe ser mantenernos en nuestra línea, seguir por el camino iniciado antes de las vacaciones". ¿Y cómo han sido las vacaciones para el bicampeón mundial? Diferentes, desde luego: "He hecho una especie de ciclista por Oviedo, en cinco etapas, con mis amigos íntimos. Ha sido muy divertido".

Trescientos momentos inolvidables
Cuando las luces rojas del semáforo de Spa se apaguen, Rubens Barrichello iniciará su tricentésima carrera en Fórmula 1. Todo un récord. ¿Qué sensación tiene a estas alturas? ¿Cansado, viejo, con ganas de retirarse? En absoluto: "Me siento muy privilegiado por estar tanto tiempo en este deporte. Sienta genial. Estoy en plena forma y pienso seguir compitiendo". Y si no, que se lo pregunten a Michael Schumacher, quien padeció en Hungría y en sus propias carnes toda la fiereza de Rubens en un adelantamiento de los que ponen los pelos de punta. Prepárense: Rubens en Spa podría volver a regalarnos momentos tan espectaculares.

Este fin de semana, olvídense de que se acaba agosto, olvídense de que el verano nos dirá pronto adiós, olvídense de que nos toca volver al trabajo… Aún queda tiempo para la Fórmula 1 y para una tarde divertida en un circuito inigualable. "No creo que haya ni un piloto en la parrilla que no esté deseando correr en Spa", asegura Mark Webber. Nosotros tampoco creemos que haya ni un solo aficionado que no esté deseando que llegue el fin de semana para reencontrarse con su deporte favorito. Así pues, bienvenidos al paraíso… Al paraíso verde.
Redacción - Héctor Campos - Infomotor Netowork S.L.